EL INFORME PERICIAL EN PSICOLOGÍA FORENSE


8.1.- Concepto

Del libro: © Jorge Núñez de Arco. El Informe pericial en Psiquiatría Forense. (Cap. IV Psicología Forense) Edición Universidad de San Andrés - Maestría de Medicina Forense.  Primera Edición 2001: 26-35.

Se entiende por peritaje psiquiátrico todo informe redactado por un perito, especialista en psiquiatría, que sirva para asesorar e la Justicia en las cuestiones solicitadas por la misma.

Podemos distinguir dos tipos de informe pericial:

Por el origen:

a) A  petición de una de las partes.

b) A instancias del propio Juez

c) Por el desempeño profesional en institución pública

Por la jurisdicción:

Los ámbitos dentro del peritaje psiquiátrico abarcan los siguientes marcos legislativos:

a) Civil (incapacitación, internamiento, divorcio, testamentaría, adopción, etc)

b) Penal (responsabilidad criminal, internamiento, sumisión a tratamiento, denuncias, etc)

c) Social (pensiones, subsidios, incapacidad laboral, etc)

d) Militar (exclusión de servicio militar, responsabilidad militar, indemnizaciones, etc.)

e) Administrativo (incapacidad, despidos, etc)

f) Canónico (nulidad matrimonial)

En el ámbito penal la misión del  forense no termina con la elaboración de un diagnóstico, sino que el Tribunal requiere del perito una interpretación y sobre todo la valoración de cómo esa enfermedad mental ha podido influir en la comisión del delito y si se ha producido una alteración en la capacidad de conocer el carácter delictivo de ese hecho. Es decir, no solo se trata de valorar la normalidad o anormalidad psíquica del sujeto, sino además el grado de esa anormalidad y hasta dónde ha tenido que ver con la comisión del delito, ya que de esta valoración depende el grado de responsabilidad criminal, de manera que en ocasiones la pena se transforme en un internamiento en un Centro Psiquiátrico Penitenciario

Para la elaboración del Informe Pericial se debe seguir los siguientes pasos:

- Preevaluar el informe para determinar si tenemos idoneidad como peritos o si hubiere alguna circunstancia excluyente de la responsabilidad de peritar.

- Reconocer al paciente y a las personas que estimen oportunas en cada caso (familiares, vecinos, testigos...)

- Elaboración del informe pericial

- Ratificar el informe una vez entregado al Juzgado

- Defender el informe pericial ante los tribunales cuando se solicite.

Se debe separar el termino testigo experto del termino perito experto. Son trabajos muy distintos.

8.2              CONCEPTO DE TESTIGO EXPERTO EN PSIQUIATRÍA

Entre los testigos que se presenta en la búsqueda por esclarecer lo ocurrido, puede estar el Testigo experto, que Adebido a su experiencia técnica en el campo respecto al cual testimonia, le es permitido expresar *opiniones+. (KAPLAN, pag. 2692, T.II) En esta parte difiero de muchos manuales de Psiquiatría, que quizá hayan creado esa confusión por la traducción o por la forma en que se instruye a nivel judicial.

Cuando un Medico, psiquiatra o Psicólogo esta citado como TESTIGO,  se nos pide ser como cualquier otro testigo, que informa de lo que sabe por conocer a la persona, y de sus datos acerca de ella, pero nunca en ese caso debe exponer una opinión Esto significa que, además de aportar información en torno al sujeto en cuestión, por ejemplo; diagnostico, información histórica obtenida de su historia clínica y de las entrevistas a sus familiares, datos conseguidos a partir de diversas fuentes documentales e información sobre la transferencia y la contra transferencia (Si hay consentimiento del paciente) No puede dar mas datos, no puede inferir respuestas ni dar conclusiones. Puede decir Ericka esta mentalmente enferma. Cuando yo la vi, presentaba un delirio de persecución. Causado por sus traumas en al adolescencia.

Pero no debería contestar preguntas ocasionadas como consecuencia del hecho a juzgar. Por ejemplo, el abogado dice: Mi cliente estaba presente en un accidente automovilístico y a partir de entonces, padece trastornos emocionales. )Tiene relación sus trastornos con el accidente de tráfico?. Ya que ello implica una respuesta de valoración, de una peritación. Y si esta como testigo, es testigo únicamente de las actuaciones anteriores; de las que le consta a través de su trabajo con el cliente.

El hecho de que el psiquiatra o psicólogo,  acuda a un Juzgado como testigo es porque el abogado particular o de oficio, pide al tribunal que se lo cite como testigo. No se le ha pedido un informe expreso para ello, se supone que no conoce los hechos, aunque se pueda considerar de utilidad el testimonio del experto en el marco del problema. Demasiado a menudo, los abogados no informan al profesional de la exacta naturaleza de las preguntas que se formulan o bien el profesional cree que tiene obligación de hacer valoraciones sobre el caso. Que un buen Juez las desestima,  no esta obligado, ya que acude como testigo, eso quiere decir que se limita a decir lo que ha oído y visto, sin emitir su propia opinión. Ya que no va como perito, sino como testigo.

Más aún si esta citado como testigo, no debiera reunirse con ninguna de las partes, es un testigo citado por el Juzgado a petición de una de las partes, pero como Testigo imparcial.

Cuando se habla del TESTIGO EXPERTO, en muchos casos,  es cuando se cita a un perito, fuera de los plazos legales para nombrar un perito ó bien cuando no se ha aceptado una nueva pericia.  Si fuera el caso real, de que se precisa a un Testigo Experto que puede ser útil como testigo en un determinado momento,  para que dé su opinión acerca de un determinado tema psicológico o psiquiátrico, sin que conozca en su totalidad el caso, estamos hablando de un verdadero Testigo experto.

En ese caso, durante las reuniones previas al juicio, el psiquíatra ayudará al abogado a que pueda oponerse con éxito al testimonio del experto de la parte contraria, de acuerdo con los mecanismos ya estudiados con anterioridad. Y dará su opinión de acuerdo a sus conocimientos dentro del marco de la legalidad y la verdad cooperando en la demostración de las líneas de la defensa del abogado contratante.

Cuando un experto en psiquiatría o psicología testifica, debe presentar su información en tres partes claramente distinguibles. Primero, presentará y discutirá las teorías psicológicas en relación con el problema legal de que se trate. En segundo lugar,  describir los datos de que dispone. En tercer lugar, el diagnóstico y las inferencias legales en relación a los hechos juzgados. Puede preparar su testimonio de manera tal que permita al abogado  presionar para obtener una respuesta similar en el testigo experto oponente.           E

La entrevista es la base fundamental, para llegar a la comprensión de los hechos y el conocimiento de la persona que precisa nuestra intervención.  La función principal del entrevistador es escuchar y comprender al informado, debemos tomar en cuenta que vamos a utilizar como principal "prueba" la entrevista medica, psicológica o psiquiátrica.

En la medida en que se consiga un buen contacto, en nuestro primer encuentro y en las sucesivas entrevistas, se conseguirá mas información. No hay una sola  forma de realizar la entrevista, aunque si debe haber una cierta sistematización, que va mejorando con la práctica y la experiencia.

Creo fundamental, además de escuchar, el estar pendiente de la transmisión de datos de la conducta, del lenguaje no verbal, realizar una  observación de los movimientos, la vestimenta, los gestos del paciente, sus expresiones emocionales y sus reacciones ante determinados temas.

Sistematizando podríamos hablar de:

‑  Obtener información sobre el relato del informado: sintomatología actual, antecedentes del episodio actual que ayuden a clarificar posibles causas, datos biográficos, etc.

‑ Estudiar las actitudes y los sentimientos del informado, ante su enfermedad y ante el hecho judicial.

‑  Apuntar datos sobre el lenguaje no verbal, la conducta del informado, ampliando así la información sobre él y  los problemas.

-       Observar si hay alteración posterior al hecho a informar, si hay otra enfermedad posterior o reactiva.

8.3.2.- TIPOS DE ENTREVISTA

En la práctica se usan ambas o una mezcla de ambas, ya que  se complementan. Al principio, puede ser abierta, no directiva, pero una vez que tenemos una probable hipótesis diagnostica, las preguntas estarán dirigidas a obtener datos que prueben nuestra hipótesis.

Decíamos que al inicio es NO DIRECTIVA: Es posible pedir un relato de los hechos, realizando un mínimo de preguntas  imprescindibles para que no se rompa el hilo de la conversación. Dejando un tiempo para que pueda expresar libremente sus vivencias y sentimientos, podemos obtener mas datos de su personalidad y de su forma de ser, que de una manera dirigida, se diluye fácilmente. Hay que saber aceptar los datos terciarios, evitando el control excesivo de la entrevista, es decir matizaciones o detalles a veces inútiles, que en algunos casos nos permitirán vislumbrar otra información.

Lo ideal es no tener información sobre los hechos, no tener datos del entrevistado, lo cual nos permite realizar una entrevista no contaminada. Difícilmente se puede mantener una absoluta neutralidad, sin querer se participa de la problemática o bien nos suscita un rechazo, es importante aprender a detectarlo y controlarlo.

La falta de experiencia se va resolviendo poco a poco, con la práctica. Pero hay que evitar o controlar la ansiedad por temor a no valorar el caso adecuadamente. Ya que nos impediría detectar respuestas emocionales sutiles. Evitar hablar demasiado con demasiadas interrupciones al entrevistado, o bien caer en la pasividad de no realizar ninguna intervención.

Posteriormente es una entrevista DIRIGIDA, Estructurada o semiestructurada, en la que puede ser una evaluación estandarizada de la psicopatología del informado, pidiendo datos de acuerdo a nuestro protocolo previamente elaborado, lo que permite uniformar la  recopilación de los datos psicopatológicos. (A veces es útil cuando otros profesionales van a hacer uso de ellos.)  Este tipo de entrevista permite  identificar los síntomas más importantes y realizar un diagnóstico sindrómico fácil. Aunque a la hora de la interpretación de los datos, sea preciso un buen juicio clínico. Pero a parte de ello hay necesidad de apuntar díxit ít., la descripción narrativa del informado sobre los hechos y sobre sus conductas.

Ya finalmente en las entrevistas sucesivas, si no hay datos suficientes, crear un espacio en el que se le pida que clarifique los datos obtenidos en la entrevista no dirigida o la que ha quedado en los datos terciarios..

Lo que se debe evitar es entrar en una entrevista rígida, que impida obtener datos, como indica D. José María Alvarado, en su libro: “Curso de Psicología Médica” ( Edit. Univ. San Andrés. La Paz, 1989, pág. 85), en el tema de la primera entrevista: “El estereotipo semiológico, es para nosotros, aquella ordenación, casi estereotipada, con que a veces se fatiga al enfermo, al interrogarle de inicio y con ordenamiento sistemático: qué edad tiene; dónde vive; en qué "trabaja; si es soltero o casado, etc., datos cuya importancia es innegable, pero que se los puede ir recogiendo a lo largo del interrogatorio y los exámenes semióticos más dilatados y calmados que se pueda hacer. Lo esencial en esas cruciales alternativas, no es la prisa, sino la reiterada y cálida efusividad, por si cupiera el pleonasmo, en la frase. Calma y cordialidad que no deben tener límites a veces, para lograr la tranquilidad del paciente.”

“Una historia psiquiátrica se construye formulando preguntas para sonsacar las quejas que presenta y para evaluar la gravedad de los deterioros asociados en la competencia social y en el funcionamiento neurovegetativo; para establecer la cronología de los cambios y la relación de estos cambios con las experiencias que potencialmente produjeran tensión que tienen o hipotéticamente tienen una significación psicológica; para averiguar si el paciente ha tenido experiencias que provocaron que él estuviera preocupado por su bienestar psicológico en el pasado, y si es así, si sus dolencias pasadas son semejantes a las que ahora está explicando; para determinar si ha recibido tratamiento y de qué tipo en el curso del episodio prevaleciente y, si hay una historia pasada de trastorno psiquiátrico, qué tratamiento, si hubo alguno, le fue útil; para obtener 1a historia médica del paciente, incluyendo su uso y abuso de alcohol, tabaco y otras drogas, y la historia familiar de las enfermedades, tanto psiquiátricas como no psiquiátricas; para extraer la historia personal del paciente, incluyendo los puntos culminantes del desarrollo, educación, ocupación y funcionamiento social; para explorar su actitud, sus reacciones ante varios acontecimientos y su estilo en tratar las tensiones.” (Freedman Kaplan, pág. 813)

8.3.3.- FASES Y CONDICIONES

Condiciones para la realización de la entrevista.

8.3.3.1       Modo de acceso

El paciente puede venir espontáneamente a la consulta porque cree que necesita información sobre su problema o bien busca un informe pericial, en ese caso puede ser remitido por otro médico, o un abogado que solicitan una opinión sobre los posibles factores psicológicos o psiquiátricos que pueden influir en el caso legal. O bien puede venir obligado por el hecho de que un Juez ha solicitado una Peritación médica. En el acceso voluntario, la implicación del informado hace que a la hora de llevar a cabo la entrevista, pueda ser mas abierta.

La perspectiva psicoanalítica de Balint, de sus libros: “El médico, el paciente y la enfermedad” (1961), “Seis minutos para el paciente. Las interacciones en la consulta con el médico general.” (1973), cuando habla de la relación medico paciente, no sirve mucho, ya que somos unos evaluadores de un hecho en que se precisa que actuemos de forma imparcial, algo bastante diferente, de lo que haría un medico en su consulta. Ya que no buscamos una dinámica subyacente de aceptación de paciente. No pretendemos atender las demandas de cuidado. Y los sentimientos que cada entrevistado/paciente despierta en el medico, en relación a su experiencia profesional y personal, que siempre remiten a sus precoces relaciones emocionales en su familia de origen. (Contra transferencia), deben ser anuladas. Ya que en una pericia pueden influir a la hora de nuestro informe, quizá no dejándonos ser imparciales. 

Sin embargo la técnica del flash, al estar atento a sus propios sentimientos en la entrevista, a los del entrevistado y al flujo emocional, pueden permitirle focalizar su intervención sobre lo nuclear del problema del entrevistado.

8.3.3.1.- Lugar de la entrevista

Lo importante es que médico y paciente se encuentren cómodos, asegurando en cualquier caso (consulta privada, hospital, clínica, institución penitenciaria, Juzgados, Policía, etc.) que quede garantizada la confidencialidad.  No se debe aceptar realizar la entrevista en lugares públicos, como bares o el propio domicilio del paciente.

8.3.3.2.-Duración

Debemos tomar en cuenta que muchas veces seremos interrogados por la defensa o la parte contraria, sobre el tiempo y las veces que hemos visto al entrevistado. El tiempo es muy variable según se trate de una primera entrevista o subsiguientes, pero un promedio de 45 minutos es algo mas estandarizada. Aunque mucho depende del tipo de entrevista, de las facilidades de hacerlo y de la complejidad del asunto.

‑ Entrevista normal: 1, 1 horas (70 minutos).

‑ Entrevista en situación de urgencias: 1,8 horas (108 minutos).

‑ Entrevista/visita en hospitalización de agudos: 0,55 horas (33 minutos).

En este tipo de entrevistas,TC \l2 "tipo de entrevistas, no siempre la primera dura mas y las siguientes menos, muchas veces las siguientes duran mas, porque la profundización de los temas lo requiere.

Por ello se habla de que el estándar medio para todas sea de 70 minutos. La idea del tiempo que durara la entrevista y su planificación a veces es conveniente transmitirla al entrevistado.

8.3.3.4        Fase inicial

La entrevista comienza indicándole al paciente nuestro nombre y especialidad.  Se puede indicar al comienzo que todo lo que nos cuente es estrictamente confidencial. Pero no en el caso de ir como Perito oficial, con nombramiento por el Juez, ya que en ese caso debemos indicarle que todo lo que nos cuente, debe ser plasmado en nuestro informe al Juzgado. Una vez tomados los datos personales del paciente, se solicita información (verbal o escrita) sobre los hechos que han motivado que nosotros lo veamos. Y decíamos que en esta parte se debe interrumpir lo menos posible, limitando nuestra intervención a aclarar algún punto del relato.

8.3.3.5       Fase intermedia

Decíamos que se puede pasar a la entrevista dirigida, una vez que tenemos una idea general del problema, realizando la historia clínica y un examen Psicopatológico, que bien puede ser mediante preguntas concretas, o siguiendo una entrevista sistematizada de las que hemos adjuntado algunas. Pero nuestra actitud debe dar la  impresión con las preguntas de un interés sincero por conocer su situación. De otra manera no se consigue confianza suficiente para que nos comunique sus sentimientos. En esta fase se debe evaluar la necesidad de realizar otros tests o cuestionarios psicológicos o biológicos.

8.3.3.6       Fase final

Fase, en la que ya hemos formulado una hipótesis, la hemos corroborado con los datos aportados por el entrevistado y los resultados de las pruebas psicológicas o biológicas y ya podemos elaborar un informe pericial. Siempre hay que hacer una pregunta ultima, es asombroso lo que se encuentra, se le ofrece la oportunidad de realizar preguntas que estime pertinentes en relación a su caso.

8.3.4  ENTREVISTA A FAMILIARES y conocidos

En ocasiones es fundamental la entrevista a los familiares, amigos y vecinos.  Datos sobre su forma de ser, de su entorno socio ambiental. Sin embargo, hay que cuidar la forma de acceder a dichas fuentes, en relación al propio conflicto que haya desencadenado el hecho a valorar.

Para citas de este capitulo:

Núñez de Arco, Jorge "El Informe pericial en Psiquiatría Forense", 2001, Ed. U. de San Andrés - Maestría de Medicina Forense, Pag. 122-131