REGLAMENTO DE CADAVERES, AUTOPSIAS, NECROPSIAS TRASLADOS Y OTROS


REGLAMENTO DE CADAVERES, AUTOPSIAS, NECROPSIAS TRASLADOS Y OTROS
 
CAPITULO I 
DISPOSICIONES GENERALES
 

ARTICULO 1.- Las normas de este Reglamento son de carácter nacional y de interés público y de aplicación obligatoria en lo que se refiere a la disposición de cadáveres sin deudos, autopsias, necropsias, embalsamiento, crematorio, cementerios, cadáveres de seres humanos con fines médicos y de investigación científica y docencia.

 

ARTICULO 2.- La aplicación de este Reglamento corresponde a la Autoridad de Salud la que autorizará por conducto de sus diversas entidades administrativas.

 

ARTICULO 3.- Para los efectos de este Reglamento se entiende por autopsia al examen anatómico del cadáver, que se hace para conocer la causa de su muerte; necropsia, examen anatómico del cadáver con posterioridad a su entierro que se hace para conocer la causa o investigar su muerte con fines terapéuticos de investigación o docencia.

 

ARTICULO 4.- La Autoridad de Salud dictará normas técnicas de procedimiento para las autopsias y necropsias como también coordinar, supervisar y evaluar las actividades a que se refiere este Reglamento con las instituciones políticas y judiciales para su estricto cumplimiento.

 

CAPITULO II

DE LAS AUTOPSIAS

 

ARTICULO 5.- Es obligatoria la autopsia de los cadáveres de las siguientes personas a) De las personas fallecidas como resultado de la comisión de delitos o de accidentes de tránsito u otros. b) De las muertes naturales producidas en los establecimientos de salud del territorio nacional. c) En los niños fallecidos antes de las 24 horas de vida. d) En todos aquellos casos de pacientes en que no se pudiera establecer las causas de la muerte o en aquel los en que no se ha llegado a un diagnóstico médico razonable o se dude del tratamiento médico instaurado. e) En todas las muertes en que haya existido discrepancia entre los especialistas sobre las causas de la muerte. f) En todos los casos de muerte de los mortinatos y los prematuros.

 

ARTICULO 6.- Para efectuar una autopsia se precisa la autorización de los parientes más próximos: esposa, o esposo, padre o madre, hijo o hija u otros familiares allegados al difunto o en su defecto de la persona encargada del funeral, para lo cual se deberá hacer conocer perfectamente la Ley. Obtener el permiso firmado y con testigos responsables. En caso de que exista alguna duda acerca de la autorización para proceder a la realización de la autopsia y necropsia, se deberá hablar con la persona que dio el permiso o con sus allegados. Si la persona que dio consentimiento para la ejecución de la misma y limitó su extensión, el médico debe atenerse a esa situación.


 

ARTICULO 7.- Las autopsias y necropsias médico-legales propias de las necesidades de la justicia ordinaria, que han sido solicitadas por las partes, por la autoridad fiscal o por los peritos dentro del proceso, no requieren autorización previa alguna.

 

ARTICULO 8.- El permiso puede ser obtenido por escrito o también ante la presencia de testigos en forma verbal, por teléfono o telégrafo u otro medio moderno de comunicación, siempre que la persona que lo otorgue sea la indicada de hacerlo, para lo cual debe identificarse y grabarse en cinta o disco la conversación a fin de prevenir futuros reclamos. El permiso obtenido para el verificativo de las indicadas actuaciones médico-legales debe ser archivado.

 

ARTICULO 9.- Se implanta el uso obligatorio de FORMULARIO UNICO DE AUTOPSIA Y NECROPSIA, en el que se anotará fielmente todos los datos obtenidos de la causa de la muerte.

 

ARTICULO 10.- No se podrá efectuar autopsias después de las 6 primeras horas de deceso, salvo cuando semiológicamente sea demostrada la muerte o cuando surja la posibilidad de aprovechamiento de órganos para transplante, en este caso deberá tomarse en cuenta las siguientes indicaciones:

a) Señales oculares (dilatación pupilar);

b) Disminución del globo ocular;

c) Tela viscosa;

d) Hipóstasis sanguínea en las regiones en declive;

e) Rigidez Muscular;

f) Enfriamiento del cuerpo;

g) Falta de conciencia;

h) Paros circulatorios y respiratorios.

ARTICULO 11.- En toda autopsia es obligatoria la precisión del tiempo de muerte (crognotanatognosis).


 

ARTICULO 12.- Queda establecido que en toda autopsia y necropsia deben cumplirse los pasos siguientes: cuando la intervención es médico-legal a) Identificación: dotar a cada centro de autopsia y necropsia de un sistema de identificación de los cadáveres con los siguientes equipos: cámara fotográfica para obtener dos fotografías (frente y perfil), un sistema de dactiloscopia con los respectivos libros y fichaje. b) Disponer de un local en el que exista sistema de congelación de cadáveres apropiado para tal efecto. c) Pensar en la causa jurídica de la muerte, si es posible oír a las personas que se encuentran ligadas a los hechos antes, durante y después de la autopsia y en necropsia. d) Retirar completamente las vestimentas del cadáver, firmar sobre las mismas, establecer correspondencia con las lesiones, movilizar y lavar el cadáver con agua corriente. e) Procurar identificar el instrumento o medio que produjo la muerte, a través del examen de las lesiones. f) Pensar en los ángulos, dirección, distancia de tiros o de otras armas, imaginado por el examen de las lesiones la posición de la víctima y del agresor en el momento del crimen, fotografiar las lesiones si el caso lo requiere. g) Procurar el diagnóstico diferencial entre suicidio, homicidio y accidente, discutir el caso frente a datos positivos y negativos. h) Evaluar el tiempo transcurrido entre la lesión y la muerte o entre la muerte y la necropsia. i) Pesquisar la presencia o ausencia de reacción vital (quemados, ahogados o politraumatizados). j) Pensar en la intensidad del agresor, pesquisar señales de lucha y lesiones de defensa. k) Procurar hallar señales de relaciones sexuales o actos libidinosos, caracterizar el empleo de medios insidiosos o crueles. l) Efectuar la colecta de material (cabellos, palos, material para examen histológico, toxicológico, sangre para dosaje alcohólico y otros elementos subsidiarios.). ll) Luego después de la abertura de cavidades antes de retirar órganos, debe efectuarse el examen topográfico en conjunto de las vísceras superficies externas, colecciones liquidas o del estado de las paredes. m) Evitar al máximo las hipótesis absurdas o complicadas sin fundamento. n) No confiar en la memoria, elevar un resultado de autopsia o necropsia inmediatamente efectuando el acto de pericia a la autoridad que dispuso su ejecución.

 

ARTICULO 13.- Terminado el acto necropscópico o autópsico se debe restituir al cadáver los órganos ya examinados y disponer en sus cavidades, excepto el encéfalo que puede ser colocado en la cavidad abdominal.

 

ARTICULO 14.- Se debe formar un laudo especialmente de los no traumatizados, con objeto de evitar confusiones a posteriori con las lesiones vitales notoriamente en los huesos.

 

ARTICULO 15.- Debe anotarse si hubo o no-introducción de material extraño en la recomposición del cadáver.

CAPITULO III

DE LOS CADÁVERES SIN DEUDOS

 

ARTICULO 16.- En caso de muerte de una persona indigente sin familia, o persona responsable de él, el cadáver deberá permanecer 30 días, durante los cuales deberá ser exhibido en procura de entregar a los familiares si es que hubiesen, cuando el reconocimiento ha sido efectuado. En caso contrario, deberá procederse a la fotografía, retirar pequeños segmentos de la vestimenta que serán archivados en álbumes a disposición del público. Las impresiones digitales después de tomadas convenientemente, serán enviadas al gabinete para su reconocimiento en caso de existir anterior identificación.

 

ARTICULO 17.- Una vez cumplidas las medidas determinadas en el artículo anterior, deberá procederse al enterramiento con las formalidades legales del caso, con objeto de que ante la posibilidad de una identificación se deberá proceder a la necropsia respectiva del fallecido.

 

ARTICULO 18.- Cuando el fallecido es beneficiario del Seguro Social obligatorio el entierro debe efectuarse de conformidad a lo prescrito en el sistema.

CAPITULO IV

DE LA INVESTIGACION Y DOCENCIA

 

ARTICULO 19.- La investigación en está materia de autopsia y necropsia sólo podrá hacerse cuando la información que se busque no pueda conseguirse por otro método y deberá estar fundamentada en la experimentación previa en animales laboratorios o en hechos científicos.

 

ARTICULO 20.- La investigación en cadáveres sólo podrá realizarse por profesionales y en centros con autorización expresa de la autoridad de salud y bajo vigilancia de ésta.

 

ARTICULO 21.- El uso de cadáveres para efectos de investigación, requiere consentimiento de la persona en vida o del familiar más cercano en el momento de la muerte, o en casos de autopsia ordenada por el Ministerio Público y finalmente por la autoridad judicial.

 

ARTICULO 22.- Las instituciones médicas que realicen investigación científica en materia de cadáveres, deberán informar periódicamente en el registro Nacional de cadáveres en la forma y términos que determine la autoridad de salud.

 

ARTICULO 23.- La docencia en materia de autopsia de cadáveres solo podrá hacerse en las facultades de medicina o en instituciones médicas donde se imparte enseñanza de esta materia.

 

ARTICULO 24.- Las instituciones que usen cadáveres para fines de docencia deberán contar con los siguientes requerimientos mínimos: 1. Anfiteatros equipados con sistemas de refrigeración que garantice la buena conservación de los cadáveres y con un sistema de ventilación que elimine eficazmente los olores ocasionados por los mismos. 2. El número necesario de gavetas para la custodia de los cadáveres, con un sistema de ventilación. 3. Vehículo apropiado para el traslado de los cadáveres o partes del mismo.

 

ARTICULO 25.- Las instituciones a que se refiere el artículo anterior deberán llenar un libro de registro en el que se anotarán.: a) El número de cadáveres recibidos o autorizados para los efectos de docencia b) El número de cadáveres remitidos para su incineración o entierro.

 

ARTICULO 26.- Las instituciones docentes manifestarán sus necesidades mensuales de cadáveres y las que obren en su poder a la autoridad de salud para que determine la distribución de los existentes, siendo estas instituciones las únicas responsables del uso adecuado y ético de los cadáveres.

 

CAPITULO V

DE LA DISPOSICION DE LOS CADAVERES UTILIZABLES

 

ARTICULO 27.- Para los efectos de este reglamento se entiende por cadáver, los restos de persona física en la que se haya comprobado la pérdida de la vida en los términos del articulo siguiente. Los cadáveres no pueden ser objeto de apropiación y propiedad y siempre serán tratados con respeto y consideración.

 

ARTICULO 28.- La comprobación de pérdida de vida se harán en términos del artículo 101 del presente reglamento (capitulo II) ajustándose a esos criterios aquellos occisos deberán persistir durante 24 horas en caso de paro cardiaco irreversible, se determinará de inmediato la pérdida de vida.

 

ARTICULO 29.- Los cadáveres se clasifican de la siguiente manera: 1. De las personas conocidas. 2. De personas a quienes el ministerio público o la autoridad judicial haya ordenado la práctica de autopsia. 3. De las personas desconocidas. Los cadáveres no reclamados antes de las 72 horas serán considerados como formando parte del grupo b. (Cap. III, art. 161).

ARTICULO 30.- Para la utilización de un cadáver con fines de estudio y docencia y si estuviese en el punto 1 del articulo 29 se requiere: 1. Consentimiento no revocado de las personas en vida, o 2. El permiso del familiar más cercano en el momento de la muerte, independientemente de su grado de parentesco.

 

ARTICULO 31.- En los casos de cadáveres de personas conocidas en quienes el Ministerio Público o la Autoridad Judicial haya ordenado la práctica de la autopsia, no se requiere permiso alguno, no así para fines de investigación y docencia aplicándose para este caso el artículo 301.

 

ARTICULO 32.- Los cadáveres destinados a investigación o docencia deberán considerarse de acuerdo con los procedimientos fijados en el reglamento relativo al Código de Salud en sus artículos 201,221,231,241,251 y 261.

CAPITULO VI

DEL REGISTRO NACIONAL DE AUTOPSIAS Y NECROPSIAS

 

ARTICULO 33.- La Autoridad de Salud establecerá el reglamento nacional Autopsias y Necropsias, el que contendrá al Registro Nacional de Autopsias y Necropsias.

 

ARTICULO 34.- Son funciones del Registro Nacional de autopsias y necropsias serán: estudiar, conocer y proporcionar información de todos los aspectos relacionados con la disposición de los cadáveres con el fin de propiciar la coordinación en la materia.


 

ARTICULO 35.- La Autoridad de Salud expedirá el Manual de Organización y procedimientos del Registro Nacional de autopsias y necropsias.

 

ARTICULO 36.- Para los efectos de estadística médica, judicial y del ministerio público y otros establecimientos, rendirán informe de actividades al Registro Nacional de Autopsias y Necropsias, incluyendo el resumen clínico, técnica empleada resolución y resultados de la autopsia y necropsia practicados de acuerdo con la forma y propiedad que señale la Autoridad de Salud.

 

CAPITULO VII

DE LAS NECROPOLIS O CEMENTERIOS

 

ARTICULO 39.- En toda localidad, sea urbana o rural, las Municipalidades correspondientes deberán establecer un cementerio o necrópolis como único lugar donde deberán sepultarse los cadáveres de las personas fallecidas en esa localidad.

 

ARTICULO 40.- Queda terminantemente prohibido inhumar o dar sepultura a cadáveres humanos fuera de los cementerios.

 

ARTICULO 41.- En los cementerios se dará sepultura solamente a los cadáveres que hubieran cumplido hasta las 48 horas desde el fallecimiento, al efecto, en cada cementerio habrá una sala o local para depositar los cadáveres que se llevan para inhumarlos antes de las 48 horas de ocurrido el fallecimiento.

 

ARTICULO 42.- En ningún cementerio podrá efectuarse la exhumación de un cadáver antes de los 5 años, en casos muy especiales podrá hacerse pasados los 4 años, mediante orden de la Autoridad de Salud.


 

ARTICULO 43.- En los cementerios se inhumarán de inmediato los cadáveres resultantes de enfermedades infecto-contagiosas como la viruela, cólera, tifus exantemático, peste bubónica y los que están en evidente estado de putrefacción avanzada, previo conocimiento de la Autoridad de Salud, sometiéndose a la incineración de estos.

 

ARTICULO 44.- Todos los cementerios del país deberán acatar sin observación alguna, las inspecciones y providencias de la Autoridad de"Salud.

 

ARTICULO 45.- Las municipalidades del país obligadamente deberán construir hornos de cremación para incinerar cadáveres fuera del radio urbano previa la autorización respectiva por parte de la Autoridad de Salud como del Ministerio fiscal.

 

CAPITULO VIII

DEL TRANSPORTE DE CADAVERES

 

ARTICULO 46.- En los casos de fallecimiento en cualquier punto de la República y cuando los familiares deseen su inhumación en otro centro o lugar o fuera del país, teniendo en cuenta que la distancia sobrepasa las 24 horas, debe cumplirse lo determinado en disposiciones conexas con la formolización del cadáver o lacración del cajón que necesariamente debe ser de zinc y la exigencia de un certificado de libre tránsito para su transporte, expedido por la Autoridad de Salud.

ARTICULO 47.- Es obligatorio que se cumplan los siguientes requisitos para el transporte de cadáveres al exterior:

1. Necropsia

2. Embalsamiento o acondicionamiento del cuerpo, efectuado en tres cajones, siendo los dos primeros de metal y el exterior de madera, con el objeto de evitar enfermedades transmisibles.

3. La persona encargada de esta labor debe ser el médico legal.

 

ARTICULO 48.- Se debe levantar un acta que contenga los siguientes datos:

a) Causa de la muerte

b) Identidad del cadáver

c) Técnica e ingredientes empleados para el embalsamiento; éste documento debe llevar la firma del médico legista y del cónsul o representante diplomático del país donde irá el cuerpo y las personas testigos del acto.

 

CAPITULO IX

DE LA EXHUMACION

 

ARTICULO 49.- La Ley protege al cuerpo legalmente sepultado, penando la violación de sepultura o profanación de una urna funeraria de conformidad con lo dispuesto por el Código Penal vigente.

 

ARTICULO 50.- Se permitirá el desenterramiento del cadáver con objeto de cumplir los fines propios que determina la Autoridad de Salud y de la justicia ordinaria, como ser sospecha de homicidio, dudas en cuanto a la identidad del muerto, casos de muerte violenta, entierros sin previa o incompleta necropsia médico-legal, cambio de cadáver o no hubiese realizado un segundo análisis del cuerpo después del enterramiento y aspectos que interesen a la salud pública en general.

 

ARTICULO 51.- La Autoridad judicial, las partes o los propios médicos legistas que actúen como peritos, serán los únicos autorizados a solicitar se proceda a una nueva necropsia.

 

ARTICULO 52.- El acto de exhumación debe cumplir los siguientes requisitos: determinación fecha y hora de la diligencia; notificación de la autoridad policial que procede al inquerito; dos médicos peritos legistas cuya finalidad es de preservar el ambiente de molestias o enfermedades infecto-contagiosas. La administración del cementerio correspondiente deberá tomar medidas necesarias en cuanto a la localidad en la sepultura para proceder al acto.

 

ARTICULO 53.- Cuando se trata de casos en litigio no se podrá impedir la presencia de las partes en el acompañamiento de esa diligencia.

 

ARTICULO 54.- La exhumación no siempre es ejecutada en cementerios, mayormente en el área rural, donde los cadáveres son exhumados en cementerios clandestinos, razón por la cual se hace obligatoria la presencia de la Autoridad de Salud ce la zona, para el cumplimiento de las medidas de prevención dispuesta en el presente reglamento.

 

ARTICULO 55.- El médico legista tiene que servirse de un auxiliar de necropsia quien deberá ir munido de todo el material portátil necesario para la ejecución de la pericia, como ser: frascos embalajes para transporte de materia que requiere examen de laboratorio. El cadáver en que se va a realizar la necropsia puede estar enterrado hace pocos días o por muchos, de modo que las conclusiones periciales encuentren insalvables obstáculos que provengan de fenómenos naturales como ser descomposición de materia orgánica, lo que deberá de pagar en orden y a medida que efectúa la pericia para evitar posteriores informaciones que desacrediten la actuación del profesional de la especialidad, demostrando que se presentaron obstáculos para aclarar aspectos de la necropsia.

 

ARTICULO 56.- El Ministerio de Previsión Social y Salud Pública a través de la Dirección Nacional de Salud Pública ejercerá el control y cumplimiento del presente reglamento, siendo esta autoridad la que podrá cancelar las licencias o permisos para el ejercicio de médicos forenses y médicos legistas.


 

ARTICULO 57.- La Dirección Nacional de Salud del Ministerio de Previsión Social y Salud Pública será la encargada de la facción de los formularios para la autorización de necropsias y autopsias.

 

CAPITULO X

DE LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD Y SUS PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS

 

ARTICULO 58.- La aplicación de medidas de seguridad en materia de necropsias y autopsias de cadáveres humanos, se sujetará a lo establecido por el capítulo II, en cuanto a procedimiento al capítulo III y V - V y IX del presente reglamento.

 

ARTICULO 59.- La Subsecretaria de Salud y el Departamento de Atención Médica, podrán dictar una o más de las siguientes medidas de seguridad: 1. La suspensión de la disposición de cadáveres humanos 2. La clausura temporal de las autopsias en nivel de investigación y enseñanza. 3. Las que señalen la Autoridad de Salud.

 

ARTICULO 60.- Por las mismas causas señaladas en el artículo anterior, podrá clausurarse temporalmente los establecimientos o salas de autopsias a que se refiere este reglamento cuando sea un peligro para la salud pública.

 

ARTICULO 61.- Cuando la inspección llevada a cabo con las formalidades prescritas en este reglamento y Código de la materia, se desprende la necesidad de aplicar una o más medidas de seguridad, la Autoridad de Salud la ejecutará de inmediato con el auxiliar del personal necesario. Para el caso de oposición de cualquier persona, la Autoridad de Salud, podrá hacer uso de las medidas legales incluyendo el auxilio de la fuerza pública, para llevar acabo la ejecución de las medidas de seguridad.

 

CAPITULO XI

DE LAS SANCIONES ADMINISTRATIVAS Y PROCEDIMIENTO

 

ARTICULO 62.- Los infractores a las normas, establecidas para la práctica de las autopsias y necropsias médico-legales, serán pasibles a las sanciones establecidas el Código de Salud, Código Penal y Código Civil en lo que corresponda y otras que sean aplicables.

 

TRANSITORIOS

 

PRIMERO.- Se derogan las disposiciones legales que se opongan al presente reglamento excepto las disposiciones emanadas por la Autoridad Judicial y el Ministerio Público. SEGUNDO.- Este Reglamento entrará en vigencia en el plazo de 90 días de la fecha de su aprobación dando cumplimiento a lo señalado en estos requisitos.