El medico forense en la escena de los hechos

_____________________________________________

Hugo Carvajal, Omar Rocabado, Jorge Núñez de Arco, Antonio Torres.

Revista Identidad Jurídica - Revista del Ministerio Publico de Bolivia  Noviembre 2005 Año 1 Nº 1, Pág. 243-252

  Para descargar en PDF

1. INTRODUCCION.

 La violencia urbana ha sido continuamente identificada como uno de los principales problemas públicos en la mayoría de los países de América Latina (1). Su investigación debe ser por ello mucho mas metódica y científica, atrás queda la investigación criminal, por parte de una sola persona, es preciso el concurso de varios especialistas forenses.(2). Dentro de ese equipo de investigación de la Escena de los hechos, debe estar el medico forense, bajo la dirección del Fiscal, aunque en nuestro medio esta labor de colectar los indicios a partir de la escena del hecho, es exclusiva del investigador especial, existe la posibilidad de que bajo requerimiento fiscal, sea el personal médico forense u otro profesional en una rama forense, quien podría desarrollar esta labor, fundamentalmente en la colecta de evidencias biológicas. 

2.- LA INVESTIGACION FORENSE EN LA ESCENA DEL HECHO

El examen de la escena del hecho debe ser completo, metódico, total, sin que nada pase desapercibido, siguiendo un orden científico preestablecido y documentado, ”comprende el examen del cadáver, estudio del área circundante y la recolección y protección de la evidencia” (3).

 A continuación, exponemos las fases de la investigación criminalística en la escena de los hechos, según Núñez de Arco: (2)

  

FASES DE LA INVESTIGACION CRIMINALISTICA EN LA ESCENA DE LOS HECHOS.

1.      Protección de le escena de los hechos.

2.      Inspección ocular.

3.      Fijación. Narración. Fotos y dibujos de croquis. Planimetría. Señalización de evidencias.

4.      Rastreo de evidencias.

5.      Reconocimiento del cadáver.

6.      Primera hipótesis criminalística.

7.      Colecta y embalaje de evidencias.

8.      Cadena de custodia de evidencias.

9.      Levantamiento del cadáver.

10.   La autopsia.

11.  Pericias: trabajos en laboratorio.

12.   Informes periciales

13.   Segunda hipótesis criminalística.

14.   Reconstrucción de la escena.

15.   La Necropsia.

 

El estudio de los indicios o evidencias da las bases científicas para encaminar la investigación y logra fundamentalmente: 1) la identificación del o los autores, 2) las pruebas de comisión del hecho y 3) la reconstrucción del mecanismo del hecho. Por lo tanto, el conocer el proceso de colectar evidencias en la escena del hecho se constituye en un eslabón fundamental de la investigación forense. La medicina criminalistica permite que un hecho biológico pase a ser un hecho jurídico. (Nuñez de Arco, 2005:115)

3. EL MEDICO FORENSE EN LA ESCENA DEL HECHO.

El medico forense que actué como perito, por ejemplo durante la autopsia medicolegal deberá tener muy presente que no puede mantenerse aislado del contexto de la escena criminal, ya que la moderna investigación integra a toda la escena del hecho, sus antecedentes, las evidencias dejadas en aquella, todas las valoraciones (post mortem) y el seguimiento ulterior a lo largo de todo el proceso, es como se garantiza el éxito de la investigación.

 

4. FUNCIÓNES DEL MEDICO FORENSE

 De acuerdo al Código De Procedimiento Penal, en su articulo 174 (Registro del lugar del hecho), se establece que: La policía deberá custodiar el lugar del hecho y comprobará, mediante el registro del lugar y de las cosas, los rastros y otros efectos materiales que sean consecuencia del delito. Por lo tanto el funcionario policial a cargo del registro elaborará un acta que describa detalladamente el estado de las cosas y, cuando sea posible, recogerá y conservará los elementos probatorios útiles dejando constancia. Finalmente el fiscal concurrirá al lugar del hecho, dirigirá y firmará el acta; actuaciones que podrán realizarse sin su presencia únicamente en los casos de urgencia (4) (5).

A todo esto, se sumaría la labor del Medico Forense, cuyo accionar se enmarcaría en lo siguiente: (6) (7) (8):

 

a. Examen externo del cadáver.

Es esencial en la identificación del cadáver, tomar siempre las impresiones dactilares, aunque tenga documentos de identidad. En los cadáveres no identificados “N.N.” se debe anotar características del cabello, color del iris, barba, cicatrices, tatuajes artísticos, o cualquier detalle que ayude a la  identificación. La orientación debe determinar la ubicación del cadáver con respecto a los puntos cardinales y debe efectuarse tomando como referencia la cabeza. Debe anotarse la posición de la victima en la escena, observándose si esta sentada o postrada, la posición de las manos, brazos y piernas, etc.  Existen cuatro posiciones fundamentales del cadáver (9) (10) (11):

·         Posición decúbito dorsal (plano posterior del cuerpo).

·         Posición decúbito ventral (plano anterior del cuerpo).

·         Posición decúbito lateral derecho (de costado derecho).

·         Posición decúbito lateral izquierdo (de costado izquierdo).

Cuando se ha confirmado la muerte de la víctima, el medico forense deberá retirarse de la escena a una distancia prudencial, mientras los investigadores policiales proceden a realizar su trabajo, el desplazamiento deberá evitar alterar las evidencias. El medico forense seguirá con la intervención en el escenario, para el intervalo postmortem y establecer la manera de la muerte, (medición de la temperatura rectal).  El diagnostico de la manera de la muerte, se evidenciara considerando lo siguiente:

§         Actitud y posición en que fue encontrado el cadáver. Tipo y localización de traumatismos mortales o graves, lesiones de defensa, lesiones autoinflingidas.

§         Tipo, localización y aspecto de manchas: sangre, semen, manchas de pólvora y de humo, de tóxicos.

§         Tipo, localización y aspecto de fibras, hierbas y pelos.

Así también es importante realizar el examen de las ropas del cadáver donde se tomara en cuenta si estas estaban ordenadas o desordenadas e interesadas o no por el agente traumático empleado, y si hay coincidencias entre los traumatismos y las perforaciones o desgarros en las mismas. Si el agente lesivo se aplico sobre las ropas. Se establece la localización, forma, trayecto de manchas por líquidos orgánicos (sangre, semen, orina, loquios y vómitos) o tóxicos. Es por lo tanto muy importante el examen de todas las prendas de vestir (exteriores e interiores), de las joyas, adornos, relojes y otros. Las vestimentas se describen de afuera hacia adentro y de arriba hacia abajo, anotando estado de conservación, desgaste, aseo, etc. (12).  Es por lo tanto, importante tomar en cuenta lo siguiente: (3) (9).

 

·         Descripción de pelos y cabellos agregados a la vestimenta.

·         Perforaciones, rasgaduras; señalando su correspondencia con las lesiones corporales (si las hay), describiendo su ubicación, tamaño y forma.

·         Botones y ojales, cierres (numerados de arriba hacia abajo), señalar los que están desabrochados, arrancados, quebrados y desgarrados y otros.

·         Revisión de bolsillos y costuras, describiendo el contenido de cada uno, consignando la ubicación de cada bolsillo.

·         Cinturones u otros medios de sujeción (por ejemplo: cuerdas, alambres, suspensores, elásticos y otros). Señalar el orificio del cinturón mas usado, después de producido por la hebilla.

 

b. Examen del lugar y los alrededores:

 

Según Vargas Alvarado, se procede a considerar lo siguiente: (6) (7):

 

§         Estado de desorden de muebles y objetos, que sugiere lucha y posiblemente un homicidio.

§         Distancia del agente vulnerante empleado en relación con el cadáver.

§         Distribución y aspecto de manchas de sangre, lo que permitirá reconstruir la posición y los movimientos de la víctima, la forma en que fue herida y tiempo de sobreviva y hora de muerte (con relación al coagulo y suero).

§         Existencia de medicamentos, nos permite deducir enfermedad, si esta le causo la muerte y el estado psíquico del fallecido.

§         Existencia de sustancias tóxicas, para lo cual es importante remitir hasta el laboratorio las sustancias sospechosas de ser tóxicas.

§         Existencia de notas u otros documentos orientadores, se puede encontrar nota póstuma en caso de suicidios, o  documentos que reflejan la situación económica, amenazas; todo esto nos sirve suponer los posibles móviles del hecho.

 c. COLECCIÓN DE INFORMACION.

 El medico forense debe recabar información de los investigadores policiales, familiares, amigos, compañeros y vecinos de la víctima, en razón de que es de interés conocer los siguientes aspectos (13) (6) (7) (14):

 

a)     Antecedentes patológicos y no patológicos de la víctima.

b)     Intentos, manifestaciones o motivos para el suicidio.

c)     Temores o amenazas de muerte por terceros.

d)     Vida sexual, incluyendo celibato, divorcios y amistades sospechosas.

e)     Alcoholismo o fármaco-dependencia.

f)       Día y hora en que se le vio por ultima vez con vida.

g)     Evidencias  recogidas por investigadores (especial, asignado al caso,  etc.).

  

5. CONCLUSIONES DEL EXAMEN DEL CADAVER (6) (7) (8) (17):

 Del examen del cadáver, se puede llegar a las siguientes conclusiones:

 

a)     Data de la muerte: Se obtiene por evaluación de los fenómenos cadavéricos.

b)     Causa posible de la muerte: Solamente la autopsia determinara la causa exacta de la muerte; es una orientación basada en el examen externo del cadáver y hallazgo de la escena del hecho.

c)     Agente causal y/o mecanismo: En relación a la causa de muerte.

d)     Forma médico criminalistica de la muerte: Por homicidio, suicidio, accidente  o enfermedad (muerte natural).

 

6. COLECCIÓN DE  INDICIOS Y EVIDENCIAS:

 

El material que se va a colectar es de tres clases: Material de tipo dudoso, Material estandar (Indubitado) y espécimen de comparación. (Si se encuentra una mancha de sangre en una alfombra, ese es el material dudoso, el resto de alfombra no manchada es de comparación y la sangre del occiso es el material estandar.(18) Después de la protección, la observación y fijación de la escena del hecho, se procede a colectar indicios o evidencias mediante tres operaciones fundamentales: el levantamiento, embalaje y rotulado (3). “Si las pruebas obtenidas en el lugar de los hechos no se manipulan debidamente, el trabajo en el laboratorio podria verse en gran medida obstaculizado” (19)

 

a. El levantamiento, como principio fundamental para no contaminar los diversos indicios y conservarlos, se recomienda que el personal forense especialista en esta actividad, utilice ropa protectora como un guardapolvo, guantes desechables, barbijo, gafas para proteger los ojos y algun material esencial como ser: pinzas de metal, algodón esterilizado, hisopos estériles, papel filtro, agua destilada o solución salina, tubos de ensayo, sobre de papel, cajitas de cartón o bolsitas plásticas, cordones, etc., de acuerdo con lo que se vaya a levantar (3)(20)

 

b. Como embalaje se entiende “a las maniobras que se realizan para guardar, inmovilizar y proteger alguna evidencia, dentro de algún recipiente protector”, es importante protegerlos en recipientes propios para que lleguen sin contaminación al laboratorio de análisis correspondiente. (3).

 

c. El rotulado es el paso final que se efectúa con objeto de reseñar lugar de procedencia de la evidencia en cuestión, se debe llevar a cabo individualizándolos y adjuntándoles el rotulo con los siguiente datos:  (3)

  1. Numero de acta, averiguación previa u oficio.

  2. La escena del hecho.

  3. La hora de intervención.
  4. Clase de evidencia.
  5. Lugar preciso de donde se colecto.
  6. Características que presenta (la evidencia).
  7. Fecha, nombre y firma de la persona que lo  colecto (forense) y el nombre de la persona responsable de su transporte hasta el laboratorio.
  8. Coleccion de Indicios

El personal  forense que participa en la colección de evidencias a partir de la escena del hecho, debe tomar en cuenta que su labor es de mucha importancia para el esclarecimiento de un determinado delito. A continuación, exponemos el procedimiento recomendado de colección de algunas evidencias mas comunes de encontrar en una escena del hecho:  

 

a). Fluidos biológicos.   Es necesario tener las siguientes consideraciones: para colectar manchas orgánicas frescas se utilizaran  hisopos de algodón, depositando las muestras dentro de tubos de ensayo, o en sobres de papel nuevo, es importante secar el hisopo a temperatura ambiente y en un lugar donde no haya riesgo de contaminación antes de introducirlo en el tubo de ensayo o sobre de papel, ya sea que se trate de manchas obstétricas, vomito, sangre, semen, heces fecales, etc..,

 b). Partículas o indicios físicos. Las partículas de cristal, tierra, pintura seca, aserrín etc. encontradas en el cuerpo o en la escena, se colectan con pequeñas cucharas o pinzas de metal y se depositan para su embalaje en tubos de ensayo o frascos de cristal con el rotulado correspondiente (3).

c). Fibras. Las fibras de algodón, lana, nailon, acrilan, seda, pilana y otras encontradas en el cuerpo o en la escena del hecho, se manipulan con pequeñas pinzas de metal depositando en sobres de papel nuevos  con el rotulado correspondiente (3). Si se trata de ropas, extremar cuidados para evitar perdida de restos probables de deflagración y evitar doblarlas evitando adhesiones indeseables. (21)

d). Manchas de sangre. Se pueden encontrar en las ropas del occiso, en los muebles u objetos próximos y en lugares mas distantes. (22) En diversas superficies y en función de esto se adoptara una metodología de colección:

 

Liquidas, se colectaran con la ayuda de una jeringa, colocando en un tubo de vidrio esteril, que contenga un anticoagulante tipo EDTA, transportando hasta el laboratorio en cadena de frío (4°C). (16).

 

manchas húmedas pueden estar sobre cualquier tipo de superficie, por ejemplo en la ropa, será importante que estas sequen en un ambiente ventilado que no esté expuesta al sol, de lo contrario entrarán en proceso de putrefacción y si es el caso proteger el área si se encuentran orificios o rasgaduras colocando una hoja de papel limpia sobre esta zona, doblando los extremos de la ropa sobre la hoja, embalando finalmente las evidencias dentro de bolsas de papel para su traslado hasta el laboratorio. Cabe mencionar que si se encuentra sobre un objeto no transportable se procederá a recortar la zona de interés. (15).

 

Manchas secas, se  colectan con hisopos humedecidos en solución salina o agua destilada, limpiando cuidadosamente las superficies maculadas con sangre y dejando secar dicho hisopo con las anteriores recomendaciones, Se deposita luego la muestra en un sobre de papel nuevo,  con el rotulado correspondiente (etiquetado). (16). Se puede raspar con un bisturí y el raspaje en un envase separado. (23)Si la mancha es demasiado pequeña para ser raspada, aislar la pieza que la contiene en un envase. (24)

 e) Pelos. Los cabellos  y vellos se recogen con pequeñas pinzas de metal y se depositan cada uno de ellos en sobres de papel nuevos, es importante considerar que aunque se encuentren pelos agrupados, podrían ser de distinto origen. Luego se rotulan y se remiten hasta el laboratorio. (3). 

f) Semen. Se encuentran con gran frecuencia en delitos sexuales, aparecen constantemente en sábanas, camas, toallas, papel sanitario, pañuelos desechables, pañuelos de algodón, pantaletas, braguetas de pantalón del agresor, pisos y tazas sanitarias, así como en asientos de automóviles y directamente en las víctimas se encuentran en la vagina, recto, orofaringe, estómago y pelos del pubis. En general las manchas de semen se aprecian por el color característico blanco semitransparente y de aspecto grumoso cuando son frescas y son de color ligeramente amarillo y textura endurecida cuando no son muy recientes, dando una apariencia almidonada al tacto. (3) (15). En la piel cuando se deseca, es como una fina capa de pegamento, “rastro de caracol”. (25) 

En muestras de fluidos vaginales, se debe dejar secar la muestra de hisopo por algunos  minutos, posteriormente embalar  en un sobre de papel nuevo y  remitirlo al laboratorio. 

g) Orina. Ocasionalmente podría encontrarse en el lugar de los hechos, si es liquida se puede colectar con una jeringa en un frasco estéril o si esta seca recortar la zona y colocarla en un sobre nuevo  de papel (3) 

h) Obstétricas. Frecuentes en casos de aborto, son pastosas de un color verde amarillo hasta café claro, la cual se colecta con una cucharilla y se coloca en un frasco estéril de vidrio, de igual manera se procedería con el meconio (primera evacuación del neonato). Para el caso de líquido amniótico, se colectaría con ayuda de una jeringa en un frasco estéril de vidrio preferentemente (3). 

i) Manchas de Vómitos . Las manchas de vómito se identifican en casos de intoxicación o envenenamientos, todo depende donde se encuentre la víctima; si se localiza en el baño hay que buscarlas sobre el piso, en la taza sanitaria, en el lavamanos, en las toallas y en el cesto de la basura; son halladas igualmente en papel desechable en áreas circundantes al sitio del suceso. Se colectaran al igual que las manchas de sangre, tomando como parámetro si están liquidas o secas (3).

j) Manchas de Heces Fecales. Las manchas fecales particularmente se encuentran en sábanas y cobertores, así como en toallas, papel desechable, etc., cuando se ha consumado coito por vía anal con un adulto o un menor. Las telas y papeles se utilizan para asearse después de consumado el acto. En otras ocasiones en el mismo pene del activo, en los calzoncillos y en los bordes de la bragueta del pantalón. Su colección será similar al aplicado a cualquier mancha (3).

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

1.        Piquet C y Fajnzzylber P. LA CRIMINALIDAD EN REGIONES METROPOLITANAS DE RIO DE JANEIRO Y SAN PABLO, FACTORES DETERMINANTES DE LA VICTIMIZACIÓN Y POLITICA PUBLICA. En Crimen y Violencia. Editores: P. Fajnzzylber, D. Lederman y N. Loayza. Ed. Alfaomega. México. 2001, p 198.

2.        Núñez de Arco. La Autopsia. Ed. GTZ Cooperation Tecnica Alemana.Sucre. 2005.

3.        Vanegas A. “HUELLAS FORENSES, MANUAL DE PAUTAS Y PROCEDIMIENTOS EN MEDICINA FORENSE” (Primera edición). Ed. Biblioteca Jurídica DIKE.  Medellín. 2000, p 244.

4.        CODIGO PENAL”. Edición actualizada hasta la Ley Nro. 2033 de 29 de octubre de 1999. (Tercera edición). U.P.S. Editorial. La Paz. 2001, p 112.

5.        NUEVO CODIGO DE PROCEDIMIENTO PENAL”. Ley Nro. 1970 de 25 de marzo de 1999. La Paz. 2002, p 152.

6.        Vargas Alvarado E. MEDICINA LEGAL, CONPENDIO DE CIENCIAS FORENSES PARA MEDICOS Y ABOGADOS. ED. Lehman Editores. San José de Costa Rica. 1983, p 5-15.

7.        Vargas Alvarado E.  “ MEDICINA LEGAL”.  (2da edición) Ed. Trillas. México D.F. 1999,  p 472.

8.        Guisbert Calabuig. “MEDICINA LEGAL Y TOXICOLOGIA (Quinta edición). Ed. Masson S.A. Barcelona. 1998, p.

9.        Carabineros de Chile. MANUAL BASICO DE INVESTIGACIÓN CRIMINALISTICA. Santiago de Chile. 1992, P 78- 86.

10.    Raffo O.LA MUERTE VIOLENTA”. Ed. Universidad. Buenos Aires. 1997. p 239.

11.    Quiroz A. “MEDICINA FORENSE”. (8va Edición). Ed. Porrúa. México D.F. 1996,p 1 122.

12.    Knight B. “MEDICINA FORENSE DE SIMPSON”. Ed. El Manual Moderno. México D.F. 1997, p 263.

13.    Teke A. “MEDICINA LEGAL”  (Segunda edición). Ed. Mediterráneo. Santiago de Chile. 2001, p 389.

14.    Rojas N. “MEDICINA LEGAL” (Once edición). Ed. Librería El Ateneo Editorial. Buenos Aires. 1976, p 137- 138.

15.    Rocabado O., Núñez de Arco J., Corach D. (2004). Hacia la normatización de criterios de obtención de evidencias en víctimas sobrevivientes de agresión sexual, tendiente a la identificación molecular por análisis de ADN. Revista Médica Vol. 10 Nº 2:75-81.

16.    Rocabado O., Núñez de Arco J., Lorente J. (2004). Normativización de la toma de muestras para la investigación de la paternidad biológica a través del análisis de ADN. Revista Médica Vol. 10 Nº 3:20-24.

17.    Barral R., Nuñez de Arco J., Caballero D.; ASPECTOS DE LA MEDICINA LEGAL EN LA PRACTICA DIARIA. Ed. OPS/OMS La Paz. 2004. Pag. 34-35.

18.    Mora Izquierdo R.; El manejo de la evidencia fisica en Memorias del primer Simposio interinstitucional de Criminalistica. Escuela de Cadetes de Policia general Santander. Colombia. Diciembre de 1986. Pág. 137

19.    Moreau Dale M.; SUGERENCIAS PRÁCTICAS SOBRE ADMINISTRACIÓN Y GESTIÓN DE ESCENARIO DE CRÍMENES. Unidad de capacitación en Ciencias Forenses. Academia del FBI. Quantico. Virginia. Abril, 1996. Pág. 3

20.    Núñez de Arco J,; INVESTIGACIÓN EN LA ESCENA DE LOS HECHOS. (No publicada) La Paz 2002. Pag.3

21.    Zajaczkowski Raul E.; MANUAL DE CRIMINALISTICA. Ed. Ciudad Argentina. Bs. As. 1998. Pág. 254-255

22.    Mora Izquierdo R. Restrepo Molina R. y cols.; DILIGENCIA DE LEVANTAMIENTO DEL CADÁVER en Memorias del primer Simposio interinstitucional de Criminalistica. Escuela de Cadetes de Policía general Santander. Colombia. Diciembre de 1986.

23.    Panorama de Técnicas investigativas. Programa Internacional para el adiestramiento en la Investigación Criminal (ICITAP) Science Applications International Corporation (SAIC) Agosto. 1994

24.    Manual de Ciencias Forenses. Departamento de Justicia de los EEUU. Negociado Federal de Investigaciones. Federal Bureau of Investigation. FBI. Pag. 39

25.    Villanueva Cañadas E.; LOS INDICIOS EN MEDICINA LEGAL en J.A. Gisbert Calabuig, Medicina legal y Toxicología. Ed. Masson. 5ª ed. 1998. Reimpresión  Barcelona 2001. Pag.1118

El medico forense en la escena de los hechos por: Hugo Carvajal, Omar Rocabado, Jorge Núñez de Arco, Antonio Torres Balanza.

Identidad Jurídica - Revista del Ministerio Publico de Bolivia    Noviembre 2005 Año 1 Nº 1, Pág. 243-252