ENTOMOLOGIA


LA ENTOMOLOGIA EN LA INVESTIGACIÓN CRIMINALÍSTICA [[1]]

 J. Núñez de Arco

 

1. INTRODUCCIÓN

 En ocasiones resulta difícil entender la asociación de la entomología y el cadáver pero si se analiza el origen de la palabra cadáver, que según algunos autores, deriva del latín: CAro-DAta-VERnibus ("carnis data vermis")[[2]] (Carne-Tiempo-Gusanos). Ya se entiende que es la carne en descomposición. Hay autores que indican que cadáver deviene de la palabra Caedere, que sería caer.

En cada zona geográfica, hay unas variantes y factores que influyen en la sistemática de aparición de la fauna cadavérica. Son diversas las especies  involucradas y con distintos ciclos evolutivos. Todo ello provoca distintos hallazgos entomológicos

En el momento en que encontramos el cadáver, estará en una determinada fase de evolución de los ciclos de descomposición del cadáver, pero justamente ese proceso se debe a la distinta fauna cadavérica regional y los distintos ciclos metamórficos de cada estación.

2. HISTORIA

La metamorfosis de las moscas ya era conocida en el antiguo Egipto, en un papiro encontrado en el

interior de la boca de una momia contenía la siguiente inscripción: "Los gusanos no se volverán moscas dentro de ti" (Papiro Gized número 18026: 4: 14).

 La primera referencia, se cita en el año 1235 AD, hablando de que el investigador forense chino:  Sung Tz´u escribió un libro sobre la escena del crimen: "The Washing Away of Wrongs" el cual fue traducido en 1981 por McKnight, de la Universidad de Michigan,[[3]] llamándolo: El lavamiento de agravios . El texto incluye referencias a la entomología forense. Y refiere un homicidio en el que apareció un labrador degollado por una hoz. 

 

Un buen día apareció un campesino muerto en un arrozal y, como suele ocurrir en estos casos, nadie sabía nada. Cuando el magistrado local comprobó el cuerpo pudo determinar que el arma homicida había sido una hoz como las que utilizaban para recolectar el arroz. Reunió a todos los campesinos del pueblo, los puso en fila y les ordenó que todos pusiesen en el suelo y junto a ellos su hoz. Al cabo de un rato, señaló a uno de los campesinos como culpable del crimen… sobre su hoz estaban revoloteando las moscas. Aunque las hoces estaban todas limpias, las moscas se sintieron atraídas por los restos de sangre.

 Las trazas invisibles de sangre atrajeron moscas a una única hoz. Confrontado con la evidencia el dueño de la hoz confesó su crimen [[4]] [[5]][[6]] [[7]] Fue la primera vez que se usó en la investigación y en la solución de un asesinato, la ayuda de los insectos. (Goff 2000 [[8]], Benecke 2001 [[9]])

 La Entomología Forense en Occidente tiene sus raíces en una serie de experimentos realizados por Francesco Redi, en el siglo XVII [[10]]. Tenía curiosidad acerca de la colonización de la carne podrida por los insectos, y que figuran muestras de carne que estaban protegidos de los insectos invasores, junto con las muestras que fueron expuestos. Él descubrió que la carne protegida simplemente podrido, mientras que la carne sin embalar fue colonizada por una serie de insectos, lo que desmiente la teoría de la generación espontánea. Esta teoría había sostenido que los insectos sólo aparecieron en la carne que se mantuvo en las condiciones adecuadas.

Redi distinguió cuatro tipos de moscas: Moscas azules (Calliphora vomitoria); moscas negras con franjas grises (Sarcophaga carnaria); moscas análogas a las de las casas (Musca domestica o quizás Curtonevra stabulans), y por fin moscas de color verde dorado (Lucilia caesar).

Aunque, Bergeret en 1850, hizo la primera determinación del tiempo de muerte en un cadáver, basándose en el desarrollo de las larvas y pupas que contenía y con aceptación en un tribunal [[11]][[12]]. Y posteriormente en París, en 1855, usó la entomología, en el caso de un cadáver de un bebé que se había encontrado sellado dentro de una pared. Y la colección de insectos llevó a los investigadores a creer que el cuerpo había estado allí durante varios años [[13]]. Podríamos decir que fue el primero en usar la entomología en criminalística.

 Pero la entomología Forense, como tal, recién nace en Francia, cuando en 1886, los tribunales solicitaron la colaboración de los naturalistas para fijar la fecha de la muerte de individuos cuyos cadáveres habían sido ocultados y posteriormente descubiertos por la policía. Esta sería la primera actividad forense, tras solicitud de investigación forense e informe pericial, con uso de la entomologia.

Después Jean Pierre Mégnin un veterinario y entomólogo francés, del Muséum  National d'Histoire Naturelle de París, demostró que un cuerpo expuesto al aire sufre una serie de cambios, y caracterizó la sucesión regular de artrópodos que aparecen en cada estado de descomposición ([14]). En 1887, publicó “La Faune des Tombeaux” [[15]], aunque la primera publicación se realizó en "La Gazette hoddomaire de medicine et de chirugie" en un artículo titulado "De l’application de l’entomologie à la médicine légale". Posteriormente, publicó en Francia su articulo “La Faune des Cadavres. Applicatión de entomologie á la Médicine légale”. En 1894 la amplió y sistematizó en “Les escuadrilles des travailleurs de la mort” [[16]].

 La sistematización de Mégnin con su sistema de ocho cuadrillas (éscouades) de insectos y ácaros cadavéricos, a los que llamaba “trabajadores de la Muerte” (travailleurs de la Mort), están correlacionadas con las etapas de la descomposición de un cadáver al aire, pero en condiciones normales para París y sus alrededores:

  • Primera: cadáver fresco.
  • Segunda: olor cadavérico
  • Tercera: fermentación butírica (descomposición de grasas)
  • Cuarta: fermentación caseica (comienza descomposición de proteínas)
  • Quinta: fermentación amoniacal (licuefacción de proteínas remanentes)
  • Sexta: desecación por acción de ácaros
  • Séptima: restos desecados
  • Octava: elimina los restos dejados por oleadas anteriores.

 Aunque estos datos de este sabio entomólogo son exactos los tiempos varían en relación a la situación geográfica [[17]] y la variabilidad de la fauna cadavérica en diferentes regiones [[18]] [[19]]. En España hay trabajos de investigación que aportan datos sobre sucesión a nivel Regional [[20]]. Por ello los datos de Mégnin, que son correctos, pero no pueden aplicarse directamente, en Sudamérica. Porque además de los diferentes tipos de climas, hay una fauna local  muy diferente, los dibujos de Mégnin que empleaba poco el microscopio, tiene dibujos con nomenclatura zoológica anticuada.[[21]]

 Para Oliva, los tiempos de Mégnin son muy largos para latitudes templado-cálidas. La tercera cuadrilla (3-6 meses) en Buenos Aires a 34°- 36º, estos insectos se encuentran entre 10 y 35 días a partir del deceso. La octava cuadrilla (3-4 años después de la muerte), en Buenos Aires, en meses de calor (Octubre-Abril), un cadáver al aire libre puede llegar a la reducción esquelética casi total por acción de las primeras cuadrillas en pocos meses o (caso extremo) unos 20 días. [[22]] [[23]]

 Jerry A. Payne, entomólogo norteamericano, en 1965, establece una metodología usando usa cerditos muertos al nacer de seis etapas de la descomposición:

  • Primera: fresca (fresh)
  • Segunda: hinchada (bloated)
  • Tercera: descomposición activa (active decay)
  • Cuarta: descomposición avanzada (advanced decay)
  • Quinta: desecada (dry)
  • Sexta: restos (remains)

 Pero no fue hasta que Marcel Leclercq, médico y entomólogo, profesor en Lieja (Bélgica), publicó: Entomología y Medicina Legal: Datación de la Muerte [[24]] (Entomologie et medicine legal: datation de la mort), que se usa el termino de Entomologia Forense. Manteniendo las oleadas de Mégnin, propone una clasificación de los insectos, en relación con el cadáver:

  • Necrófagos: se alimentan del cadáver
  • Necrófilos: se alimentan de los necrófagos (predadores, parasitoides)
  • Omnívoros: se alimentan del cadáver o de necrófagos, pero no dependen de esos alimentos.
  • Oportunistas: usan el cadáver como refugio.

 Ya en 1986, Smith, publicó su obra: "Manual de Entomología Forense", para las Islas Británicas, recopilando más de 500 referencias bibliográficas.[[25]]

 Entre los trabajos mas recientes, esta la obra de Jason Byrd y James Castner, titulada "Forensic Entomology: The Utility of Arthropods in Legal Investigations", publicado en el año 2001. Mark Benecke ha contribuido con una gran cantidad de aportes a la entomología forense, entre los cuales se destaca el libro "Insects and Corpses", editado en el 2002. En este mismo año Greenberg y Munich publican "Entomology and the Law: Flies as Forensic Indicators", donde se describen las moscas de importancia forense.

En Sudamérica, las publicaciones, aunque aisladas, permiten clasificar los insectos en las diversas etapas de la descomposición del cadáver. Hay estudios en Brasil de Souza y Linares (1995)[[26]] [[27]], investigando insectos desde el ángulo de la posible aplicación forense.

 En Chile de: Figueroa Roa & Lindares (2002). En Perú, Iannacone (2003) [[28]], Baumgartner & Greenberg en 1985, estudia las moscas Califóridas (mosca verde, mosca azul [[29]]. El 2004, en Costa Rica, Guarín Vargas [[30]].

 En Colombia el 2002, Barreto y colaboradores [[31]], Pérez y colaboradores [[32]] y Oliva (1995 [[33]], 1997 [[34]] y 2001[[35]]).

 En Argentina, Centeno (2002 [[36]], 2003 [[37]]., 2004 [[38]]), Insaurralde el 2005 [[39]] y Mariani el 2006 [[40]].

 3. DEFINICION

La Entomología medicolegal es una rama de las Ciencias Biológicas que tiene como objeto el estudio de los insectos y otros artrópodos asociados a cuerpos en descomposición y se lo conoce comúnmente como Entomología Forense. Interviene en la práctica profesional vinculada a la realización de pericias que aportan información en la investigación de causas judiciales por homicidio, muertes dudosas u otras figuras jurídicas tal como abandono de personas [[41]].

La entomología forense es el nombre dado a cualquier aspecto del estudio de los insectos y artrópodos que interactúa con los asuntos legales. This branch of science is also called as medico-legal entomology, sometimes termed "forensic medical entomology," and in reality "medico-criminal entomology" (because of its focus on violent crime), relates primarily to determination of time (post- mortem interval) or site of human death and possible criminal misuse of insects [2]. Esta rama de la ciencia también se llama como la entomología médico-legal, a veces llamado "entomología médica forense", y en realidad "la entomología médico-penal" (debido a su enfoque crimen violento), se refiere principalmente a la determinación del tiempo (post-mortem intervalo) o en el sitio de la muerte humana y el posible mal uso criminal de los insectos [[42]].

La entomología forense es la ciencia que estudia los insectos asociados al proceso de descomposición cadavérica, lo que la convierte en una herramienta útil para esclarecer incógnitas que rodean a los cadáveres encontrados en circunstancias particulares. En muchos países, los estudios sobre entomología forense son amplios y utilizan esta ciencia como herramienta legal.[[43]][[44]]

La entomología forense es un campo de la ciencia que utiliza insectos para reunir información sobre la escena del crimen. [[45]] Basado en el principio de que las etapas de la vida de los insectos siguen un patrón establecido, y por lo tanto los insectos encontrados en la escena del crimen pueden proporcionar información sobre el tiempo trascurrido desde la muerte de una persona. Ciclos de vida de insectos actúan como relojes precisos, que comenzará en cuestión de minutos de la muerte. Se pueden utilizar para determinar estrechamente el momento de la muerte cuando otros métodos son inútiles. También pueden mostrar si un cuerpo ha sido movido después de la muerte (Catts y Haskell, 1990) [[46]].

La entomología forense es más comúnmente utilizado en la investigación de la escena del crimen para determinar el intervalo postmortem (PMI), comúnmente conocido como el "tiempo transcurrido desde la muerte," de una víctima de un homicidio. A certified forensic entomologist studies the insects and arthropods that inhabit the flesh of decomposing bodies and can determine a number of things about the circumstances of the victim's death. Un entomólogo forense estudia los insectos y artrópodos que habitan en la carne de los cuerpos en descomposición y pueden determinar una serie de cosas sobre las circunstancias de la muerte de la víctima. [[47]]

 La entomología forense es la disciplina encargada del estudio de los artrópodos que se encuentran en los cadáveres con el propósito de proporcionar información útil en las investigaciones policiales y/o judiciales, siendo la aportación más importante la estimación del intervalo postmortem [[48]]. La Junta Americana de Entomología Forense, dice: "se trata de utilizar la evidencia del insecto para descubrir las circunstancias de interés para la ley". [5] [[49]]

La entomología forense, según lo definido por el entomólogo de la Universidad de la Florida Jason Byrd, es "el uso de los insectos, artrópodos y sus familiares que habitan en descomposición permanece para ayudar a las investigaciones judiciales."[4] Said in the words by the American Board of Forensic Entomology, "it's using insect evidence to uncover circumstances of interest to the law."[[50]]. Se puede decir entonces que es el uso de los insectos (moscas, mariposas y escarabajos,) que acuden a la descomposición de los cuerpos, permitiendo comprobar por su existencia la data de la muerte. It can be divided in three subfields: urban, stored-product and medicolegal/medicocriminal. Cualquier aspecto del estudio de los insectos y artrópodos que interactúa en relación a los cadáveres y los asuntos legales, se denominará entomología forense [[51]]. Se puede dividir en tres subcampos: urbano, productos almacenados y médico-legal o medico criminal. [[52]][[53]]

La entomología en la Investigación Criminal, se usa para determinar el tiempo desde que ocurrió la muerte de una persona, basados en la existencia sobre el cadáver de determinadas, moscas, mariposas y escarabajos, ya que la vida de los insectos siguen un patrón ya establecido, pero que varía en relación a la situación geográfica, junto con las condiciones climáticas.

“El entomólogo forense necesariamente tiene que ser un experto taxónomo en los grupos de insectos que se desarrollan a expensas de los cadáveres, ya que de su capacidad para lograr la exacta identificación taxonómica de los animales, inmaduros y adultos, que medran en el cuerpo en descomposición (o en los restos de aquel), depende el éxito de la investigación.”[[54]] Para ello, se deben recoger muestras de insectos de la escena del crimen y de todo el cuerpo, los más comúnmente encontrados, son las moscas y escarabajos.

Salvo que estemos en casos de premeditación en los que la evidente entomológica, se ha borrado, echando insecticidas, piretroides que enmascararían la aparición de los dípteros. O bien el hecho de guardar el cadáver en un sitio refrigerado.

4. ANTROPOFAGIA CADAVÉRICA

Los insectos son los primeros en llegar a la escena del crimen, y además llegan con una predecible frecuencia. ([55]) No importa si es en un campo abierto o cerrado. Las moscas son capaces de detectar el olor emanado por un cadáver a kilómetros de distancia, por ello son las primeras en llegar y tienen una gran facilidad de acceso a casi cualquier lugar. Llegan primero las moscas verde y azul botella de la familia Calliphoridae (Géneros Calliphora, Lucilia o Phomia). las moscas metalizadas y grises (dípteros califóridos y sarcofágidos) y los escarabajos (coleópteros derméstidos, cléridos, histéridos)[[56]]. Las moscas como relojes biológicos. Su ciclo de vida permite determinar el intervalo post mortem. [[57]][[58]]

 Actualmente tenemos un conocimiento detallado del ciclo de vida de las especies necrófagas. Lo que cambia es la localización geográfica del cadáver y las condiciones ambientales. Cada región tiene su propia entomofauna necrófaga especializada. No es lo mismo un cadáver en La Paz, donde el cadáver puede ser puede ser descompuesto por los insectos de la zona, de forma más lenta que en los meses calurosos, en Tarija o en Sucre.

Ocurrida la muerte, se inicia el cambio morfológico del cuerpo, por dos causas: Factores externos: insectos y mordeduras de animales. Factores internos, los Fenómenos cadavéricos tempranos [[59]], por crecimiento de bacterias intestinales que aceleran la putrefacción y la destrucción enzimática de los tejidos del cadáver.

El trabajo de destrucción del cadáver es continuado y terminado por insec­tos, denominados también trabajadores de la muerte o fauna cadavérica. Fue Francisco Redi, un naturalista del Renacimiento, quien demostró que las larvas procedían de insectos, los cuales depositaban sus huevos para que se desarrollasen sobre el cadáver. Redi distinguió cuatro tipos de moscas: Moscas azules (Calliphora vomitoria); moscas negras con franjas grises (Sarcophaga carnaria); moscas análogas a las de las casas (Musca domestica o quizás Curtonevra stabulans), y por fin moscas de color verde dorado (Lucilia caesar). ([60])

 

Image

Ciclo de vida de Chrysomya rufifacies (Diptera: Calliphoridae). [[61]]

 

Durante la agonía o instantes después de la muerte los insectos ponen sus huevos en la región palpebral, comisura de los labios y en el ámbito bulbar. Megnin las denomina "escuadrillas de la muerte".([62]) Los más frecuentes son las moscas, que depositan sus huevos alrededor de la nariz, boca y ano; a partir de éstos se desarrollan las lar­vas que son muy devoradoras, le siguen las pupas y finalmente la mosca adulta. Las larvas secretan una enzima proteolítica que acelera la des­trucción de los tejidos; asimismo, los orificios y trayectos producidos por la proliferación de larvas facilitan la presencia bacteriana del ambiente. ([63])

La colonización de cadáveres por parte de la entomofauna necrófaga es ordenada. Los primeros en llegar son los dípteros califóridos y múscidos que acuden a las pocas horas a depositar los huevos. Posteriormente, son los dípteros sarcofágidos que junto con especies de los dos grupos anteriormente mencionados, depositan sus larvas o huevos sobre el cadáver. Los principales predadores de estas larvas son los coleópteros estafilínidos, histéridos y sílfidos, si bien todos ellos son también necrófagos. Cuando las vísceras comienzan a descomponerse, acuden a las partes líquidas los dípteros fóridos, drosofílidos y sírfidos. Por último, las larvas o adultos de coleópteros derméstidos, escarabeidos y cléridos comen las partes queratinizadas y las orugas de tineidos Lepidoptera se alimentan de los pelos.[[64]] [[65]]

Las moscas son insectos que pertenecen al orden Diptera, que significa "con dos alas". Las moscas verdaderas poseen un par de alas que usan para volar. Por detrás de éstas se encuentran dos estructuras en forma de maza o pesa (llamadas halterios o balancines), que son órganos de equilibrio durante el vuelo. [[66]]Las moscas son insectos que pertenecen al orden Diptera, que significa "con dos alas”. Presentan una metamorfosis completa, es decir, que su ciclo biológico consiste de los estadios siguientes: huevo, larva (las llamadas cresas o gusanos), pupa y adulto.

 La mosca, Musca domestica, de la Familia Muscidae.[[67]] El huevo es de color blanco, elíptico, de aproximadamente 1 mm de longitud por 0,26 mm de anchura, con ambos extremos arromados, y la parte anterior ligeramente ahusada. Sobre el lado dorsal se presentan dos crestas longitudinales curvadas. La división celular en el huevo se inicia poco después de la oviposición (en aproximadamente 8 minutos). La Larva: El tegumento de la larva de la mosca doméstica consiste de una cutícula exterior acelular y de una capa única epitelial interior que reposa sobre una membrana basal. La cutícula aparece cubierta por una epicutícula y presenta una estructura estratificada. La cutícula tiene 5µmde grosor en larvas jóvenes (36 horas de edad), 25 µm en las de 60 horas y 40 µm en las de último (tercer) estadio. La larva es blanca, cilíndrica, con el extremo posterior ancho y aplastado, ahusándose hacia la parte anterior. Carece de ojos o apéndices aunque se observan algunas crestas espinosas ventrales que facilitan la locomoción. Las larvas presentan 13 segmentos, aunque los dos primeros aparecen parcialmente fusionados, de modo que sólo se ven 12.Pupa: En el proceso de pupación tiene lugar una contracción general de la larva dentro de su propio tegumento, de modo que éste se convierte en un pupario cilíndrico de aproximadamente 6,3 mm de longitud. El pupario va oscureciéndose gradualmente hasta adquirir un intenso color marrón oscuro. Dado que la envoltura pupal se forma a expensas de la piel de la larva, la pupa que hay en su interior se dice que es de tipo coartado (en el sentido de contraída o compactada). Adulto: La mosca doméstica adulta (de unos 6-7 mm de longitud) es básicamente de color gris. Como todas las moscas, posee dos alas y un cuerpo dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen. El tórax es gris, con cuatro bandas longitudinales oscuras de igual anchura en el dorso. El abdomen presenta costados amarillentos en la mitad basal; la parte posterior es de color negro marronáceo y una línea longitudinal oscura se extiende a lo largo del límite medio del dorso. Las patas son marrón negruzco. Las alas son prácticamente transparentes y la venación es característica, con la cuarta vena longitudinal, doblada bruscamente hacia arriba cerca del ápice alar, para casi encontrarse con la vena, justo frente a ella.Ciclo biológico: El ciclo biológico completo de la mosca doméstica (de huevo a adulto) dura de 7-10 días en verano en zonas templadas cálidas. El desarrollo de cada estadio dependen de la temperatura.

 A una temperatura de 25ºC y un 60% de humedad relativa el ciclo de la Musca domestica durara 13 días, desde la puesta de los huevos hasta que el insecto adopte la forma de imago. De los cuales 1 día durara desde la puesta hasta la eclosión del huevo; 6 días la evolución de la larva, y entre 6 y 7 días la crisálida o pupa.(Comprobar¡¡¡¡

 Lo que permite la Entomología Forense, es:

a) Obtener una data de muerte a través del estudio de la fauna cadavérica.

b) Determinar la época del año en que ha ocurrido la muerte.

c) Confirmar si el cadáver ha fallecido en el lugar encontrado o ha sido trasladado de otro sitio.

d) Corroborar a otros medios de datación forense.

 

5. Clasificación de artrópodos

Se puede clasificar a los diferentes tipos de artrópodos que llegan al cadáver en: ([68])

 

a) Necrófagas: son las que se alimentan del cadáver: dípteros (moscas) y coleópteros (escarabajos).

b) Predadoras y parásitas necrófagas: coleópteros, dípteros e himenópteros parásitos de las larvas y pupas de dípteros.

c) Omnívoras: avispas, hormigas y otros coleópteros que se alimentan tanto del cuerpo como de los artrópodos asociados.

d) Otras especies accidentales u oportunistas: que utilizan el cadáver como una extensión de su hábitat normal, como por ejemplo arañas, ciempiés, ácaros (tras la aparición de moho y hongos).

 Para determinar el tiempo transcurrido desde la muerte, para medir el Intervalo postmortem (IPM ó PMI) se  usa la edad de las larvas y su desarrollo, particularmente dípteros y posteriormente la composición y grado de crecimiento de la comunidad de artrópodos encontrada en el cadáver. Lo que permite la  estimación de la fecha del deceso a partir de datos entomológicos.  Después de las 72 horas la entomología forense puede ser el único método para determinar el intervalo postmortem. Para esto se analizan dos aspectos básicos; por una parte se observa la fauna adulta presente en el lugar, identificando el desarrollo de insectos necrophilous (comedores de carne muerta) colectados en, sobre o cerca del cuerpo. Se estudia la sucesión de los artrópodos sobre el cadáver. La segunda manera de estimar el PMI es mediante el análisis del desarrollo de los estados larvales, prepupales y pupas, correlacionándolo con tablas de desarrollo de la especie encontrada.

Grafico: ciclo de las formas larvales.[[69]]

 

 

 

 

 

 

 

 

Toda la información reunida es aplicada con la finalidad de estimar:

1. Data de muerte o estimación del PMI: intervalo post-mortem.

2. Determinar la época del año que ha ocurrido la muerte.

3. Verificar su hubo traslado del cadáver.

4. Grado de sinantropía.

5. Casos de abandono de personas, muertes por negligencia.

6. Dar fiabilidad y apoyo a otros medios de datación forense.

 

Pero se debe tomar en cuenta a la hora de estimar el IPM, que dado que el desarrollo de cualquier insecto está influenciado por la temperatura, humedad relativa, radiación solar. Tipo de suelo. Además, de las características del lugar, una escena cerrada, con una habitación con o sin ventilación, con exposición solar o no. Los géneros Lucilia y Sarcohaga prefieren condiciones soleadas, mientras que el género Callíphora refiere condiciones de sombra. Una escena abierta, depende de la vegetación, cobertura y desniveles del terreno. El clima es un factor determinante, la Compsomyiops sp., que prefiere zonas montañosas altas y frías y la Cochliomyia macellaria que prefiere zonas bajas y cálidas. Por lo tanto, en cuerpos encontrados dentro de casas uno esperaría encontrar especies de Calliphora y no de Lucilia o Sarcohaga [[70]]

 

6. LAS CINCO FASES ([71])

 

1. Fase fresca (24 horas), En primer lugar llegan las moscas, de la familia Musidae (más conocida como Mosca Común) y según el profesor Teke la mosca Callíphora vomitoria (mosca grande de cuerpo azulado) ([72]), hembras grávidas atraídas por la sangre u otras secreciones de heridas o de los orificios naturales y realizan una puesta de huevos, alrededor de la nariz, boca y ano; a partir de éstos se desarrollan las lar­vas que son muy devoradoras, le siguen las pupas y finalmente la mosca adulta. La Chrysomya rufifacies (Calliphoridae) tarda en pasar de huevo a adulto 612 horas a 15.6  ºC, 289 horas a 25 ºC y 180 horas a 32 ºC [[73]].

 

2. Fase coagulativa (2º a 10º días), Las larvas secretan una enzima proteolítica que acelera la des­trucción de los tejidos; asimismo, los orificios y trayectos producidos por la proliferación de larvas facilitan la presencia bacteriana del ambiente. Después de 24 a 48 horas de la muerte, acuden los Dípteros de la familia Calliphoridae (Mosca Azul), la Phaenicia Sericata (Mosca Verde) atraída por la sangre o secreción de fluidos, está presente cuando ya empieza el periodo cromático de la putrefacción. Hay un periodo larvario, variable, de acuerdo a la temperatura ambiental de 6 a 8 días, en que entran a un periodo de pupas, durante 5 a 7 días, tras lo cual salen los imagos de Mosca Phaenicia Sericata, durando el ciclo 17 - 21 días a 25ºC. El que no aparezcan juntas la Sarcophaga y las de Callíphora, se debe a que las larvas de Sarcophaga depredan a las de Calliphora.

 

3. Fase de descomposición activa (11º a 16º días), Después, cuando se producen los primeros gases (amoniaco, ácido sulfúrico, nitrógeno libre y anhídrido carbónico) desprendidos por la descomposición del cadáver, y que generalmente el olfato humano, no percibe; aparece la oleada de insectos: dípteros braquíceros cuyas hembras depositan sus huevos en los orificios naturales del cadáver tales como ojos, nariz y boca, y en las heridas que resuman sangre. Los huevos son aproximadamente de 2mm de longitud y el periodo embrionario, dura entre 24 y 72 horas. (Los dípteros de la Sarcophagidae no ponen huevos, sino que deposita larvas vivas.) Cuando la fase de descomposición activa inicia, otros insectos suelen asociarse con los cadáveres. Dentro de estos se encuentran los múscidos (Diptera: Muscidae) ([74]). Y la Synthesiomyia nudiseta un díptero bastante frecuente en la región Región Neotropical ([75])([76]) Los Coleópteros Dermestidae son atraídos por el olor de la fermentación grasa; se alimentan de tejido muscular deshidratado; las hembras ponen los huevos en las grietas existentes. La puesta de huevos aumenta enormemente si la hembra tiene agua para beber. Las larvas penetran en la carne de la que se alimentan. Atraviesan normalmente 5, 6 ó 7 fases, pero el número de mudas es mayor en condiciones poco favorables.([77]) Las hormigas (familia Formicidae) ([78]) constituyen un caso especial ya que, a diferencia de otros insectos, su acción depredadora se puede iniciar antes de que se haya instaurado el proceso de la putrefacción.([79])

 

4. Fase de la descomposición avanzada (17º a 42º días). Estos huevos generalmente eclosionan todos a la vez, produciendo una masa de larvas blancas, cónicas, ápodas. Estas se introducen en el tejido subcutáneo, produciendo la licuefacción. Una vez finalizado su crecimiento, se transforman en pupa. El tiempo de la transformación varía en cada especie. Durante esta fase, acuden los primeros Coleópteros (escarabajos ladrones de la Familia Staphylinidae) atraídos por el olor de la fermentación de grasa; aprovechan del buffet de huevos, larvas y pupas de otros insectos. Alimentándose también del tejido muscular deshidratado; las hembras ponen los huevos en las grietas existentes. Las larvas de Necrobia Rufipes son color gris-crema con manchas de gris violáceo en el dorso; se distinguen fácilmente de las larvas de Dermestes por la coloración y la cantidad normal de pelo, y de las larvas de mosca por la presencia de patas y una cabeza bien visible. Los Coleópteros Dermestes Maculatum y Necrobia Rufipes tienen un ciclo biológico de 5 á 7 semanas; ello permite determinar hasta varios meses la data de muerte. ([80])

Diferentes insectos como escarabajos sílfidos (Nicrophorus) escarabajos histéridos (Hister o Saprinus) y algunas moscas saprófagas (Hydrotaea), son atraídos en esta etapa.[[81]]

 

5. Fase seca (luego del día 43º) ([82]). Según Mengin, hasta los seis meses se encuentran dipteros: curtonevra, Callíphora, saorcophago y Lucilia ([83]). En los cadáveres con un estado avanzado de descomposición se pueden encontrar a los coleópteros necrófagos: Necrophorus humator, N. vespilloides y N. vestigator, Necrodes littoralis y Silpha obscura. La presencia de coleópteros pertenecientes a la familia Dermestidae, puede aportar información hasta los 3 - 4 meses de producido el deceso, pues van a persistir hasta el final de la reducción cadavérica.

finalmente cuando todo el tejido blando es removido y solo el material esquelético y pelo está presente, algunos escarabajos de la familia Nitidulidae pueden estar presentes. .[[84]]

 Otros factores a tener en cuenta serán los parásitos y predadores que si pueden mermar la población entomológica y retrasar el proceso de descomposición del cadáver, como podría ser en el caso de los dípteros los Lamprochernes nodosus y los coleópteros estafilínidos, histéridos y sílfidos y en los coleópteros los ácaros Poecilochirus necrophori. La predación del Orden Himenóptera, concretamente los Subordenes de hormigas y avispas, que son verdaderos predadores de las larvas de dípteros y pueden llegar a hacerlas desaparecer; las larvas de Sarcophaga se comportan como verdaderos caníbales del resto de larvas de otras especies, en especial de Lucilia y Chrysoníyia; a este respecto hay que hacer referencia a las larvas de histérido, que son principalmente entomófagas y sólo se nutren de las larvas de otras especies de insectos. Los ácaros Varroa jacobsoni parasita a las abejas y avispas causando importantes pérdidas en apicultura y en nuestro caso mermando la población de avispas.

La teoría de la competencia interespecífica sugiere que si dos o más especies tienen requerimientos ecológicos idénticos no serán capaces de existir juntas; una de ellas desalojará a las otras, de forma que la especie triunfadora ocupará eventualmente ese nicho ecológico particular.

Los episodios entomológicos post mortem se iniciarán con los dípteros, a reglón seguido aparecer los coleópteros y durante un tiempo convivirán en nichos diferentes coleópteros y dípteros, por último convivirán, también en nichos diferentes coleópteros, ácaros y lepidópteros.

Referente al Orden Díptera diremos que el Suborden Ciclorrafa es de interés en Entomología Forense, como insectos directos sobre el cadáver, aunque otros subórdenes secundarios cuyo efecto repercute sobre el suborden primario. Para una mejor comprensión de este Orden esquematizaremos los Subórdenes, desarrollando sólo el que nos resulta de interés.

La Tineola bisselliella sus larvas se alimentan de todos los materiales que contienen queratinas, pelo, lana, seda, plumas, etc., también la Pellionella, juega un papel menor en el deterioro de tejidos, al igual que la Trichophaga tapetzella. [[85]]

 Las ratas comen las partes blandas de la cara, manos y dejan la superfi­cie corroída; los perros y lobos devoran los miembros y los peces se comen el cartílago de la oreja, párpados y labios. La importancia médico­legal de la antropofagia cadavérica es que requiere un diagnóstico dife­rencial con traumatismo antemorten.

 ero aparte de ello, los cambios climáticos van a causar importantes modificaciones en la fauna, acelerando en algunos casos y en otros añadiendo otra fauna, por ejemplo en el estudio realizado, en un ambiente selvático, en Costa Rica, sobre carcasas de conejos dislocados. El número de larvas de Synthesiomyia nudiseta (Diptera: Muscidae) comenzó en el segundo día post exposición, pero en la mayoria de los casos, se inicio entre el 7º y 11 día, finalizando el día 30. ([86])  bajo condiciones de laboratorio, pudieron determinar que el número de oviposiciones por hembra fluctuaba entre 1 y 13, mientras que la cantidad de huevos por oviposición iba desde 41,2 hasta 228. Por otro lado se estima que la tasa de eclosión puede oscilar entre el 20 y el 100% ([87]). En conclusión la Synthesiomyia nudiseta forma parte de la entomofauna asociada a cadáveres en la región y su presencia podría estar relacionada con un IPM ubicado a partir de la segunda semana del deceso. ([88])

Easton & Smith (1970) compararon las sucesiones que se desarrollan en los distintos tipos ambientes y arribaron a la conclusión de que la abundancia de las especies de insectos se relaciona mucho más con el tipo de ambiente que con los estados de descomposición del cadáver.[[89]] [[90]] [[91]]

En otro estudio en cerdos, en la ciudad de Cochabamba, ([92]) se confirmó el hallazgo de la diversas cuadrillas y los tiempos de aparición. Los primeros insectos en llegar al cadáver fresco son los Dípteros (Moscas) de la familia Musidae (más conocida como Mosca Común). A las 24 – 48 horas los Dípteros de la familia Calliphoridae (Phaenicia Sericata o Mosca Verde), atraídos por la sangre o secreción de fluidos. Ponen huevos y los 2 días, salen las larvas primarias que sufren en total 2 mudas hasta llegar a larva definitiva. Este periodo larvario es variable: un promedio de 6 á 8 días, para entrar al estado de pupas durante un lapso de 5 á 7 días, para que después salgan los imagos de Mosca Phaenicia Sericata. Dos o tres semanas después, son atraídos los primeros Coleópteros (escarabajos) por el olor de la fermentación grasa; se alimentan de tejido muscular deshidratado; las hembras ponen los huevos en las grietas existentes. Las larvas de Necrobia Rufipes son color gris-crema con manchas de gris violáceo en el dorso; se distinguen fácilmente de las larvas de Dermestes por la coloración y la cantidad normal de pelo,y de las larvas de mosca por la presencia de patas y una cabeza bien visible. Los Coleópteros Dermestes Maculatum y Necrobia Rufipes tienen un ciclo biológico de 5 á 7 semanas; ello permite determinar hasta varios meses la data de muerte. En etapas mas avanzadas, aparecen los coleópteros, pertenecientes a las familias Staphylinidae- Tenebrionidae, Scarabaeoidea - Trogidae. La presencia de coleópteros pertenecientes a la familia Dermestidae, van a persistir hasta el final de la reducción cadavérica.

 

ARTRÓPODOS
ASOCIADOS

ESTADOS DE DESCOMPOSICIÓN

 

 

Cromático enfisematoso colicuativo red.esquelética

 

Orden /Familia

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

20

30

40

50

60

80

100

150

365

Diptera:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Calliphoridae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sarcophagidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muscidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Piophilidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fanniidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hymenoptera:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vespidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Formicidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Coleoptera:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Staphylinidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dermestidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Histeridae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Scarabaeidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tenebrionidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cleridae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Silphidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dermaptera:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Collembola:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Blattaria:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                   

 

Tomado de Concepción Magaña Loarte Entomología forense y a sus aplicaciones a la medicina legal. En linea: http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=12&Itemid=2 Accesado el 6 de julio 2009

 

 

Artrópodos asociados

Estado de descomposición

 

 

Cromático enfisematoso colicuativo reducción esquelética

Orden/familia

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

20

30

40

50

60

80

100

150

365

Diptera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Calliphoridae

x

x

x

x

x

x

X

x

x

x

x

x

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sarcophagidae

x

x

x

x

x

 

 

 

 

x

x

x

X

x

 

 

 

x

x

x

x

 

 

 

Muscidae

x

x

x

x

x

x

X

x

x

x

x

x

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Piophilidale

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

x

X

x

x

x

x

x

x

x

x

x

 

 

Fanniidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

x

X

x

x

x

x

x

x

 

 

 

 

 

Hymenoptera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vespidae

x

x

x

x

x

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fomicidae

x

x

x

x

x

x

X

x

x

x

x

x

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Coleoptera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Staphylinidae

x

x

x

x

x

x

X

x

x

x

x

x

X

x

x

x

x

x

x

x

x

 

 

 

Dermestidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X

x

x

x

x

x

x

x

x

x

x

x

Histeridae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

x

x

x

x

x

x

 

 

 

Scarabaeidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

x

x

x

x

x

Tenebrionidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

x

x

x

Cleridae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

x

x

x

x

x

x

x

x

Silphidae

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

X

x

x

x

x

x

x

x

x

x

 

 

Dermaptera

 

 

 

x

x

x

X

 

 

 

 

 

X

x

x

x

 

 

 

 

x

x

x

 

Collembola

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

X

x

x

x

x

x

x

x

x

 

 

 

Blattaria

 

x

x

x

x

x

 

 

 

 

 

 

X

 

 

 

 

 

 

 

 

x

x

 

                                                   

 

Tomado de Concepción Magaña Loarte Entomología forense y a sus aplicaciones a la medicina legal. En linea: http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=12&Itemid=2 Accesado el 6 de julio 2009

 

7. LOS PERIODOS

 

Un periodo SARCOFAGICO, que comprende las 5 fases anteriores: Cuadrillas de Dipteros, del género Musca. Se alimentan de los líquidos cadavéricos Tiene una duración aproximada de 3 meses. Dípteros pertenecientes a las familias de Calliphoridae (Calliphora vicinia) y Sarcophagidae (Sarcophaga carnaria)

 

Un segundo Periodo, DERMESTERIANO que dura 3 a 4 meses a partir del anterior. Constituido por Coleópteros (género Dermestes) y Lipidópteros (género Aglossa); estos últimos reciben la denominación de “polillas del cadáver”. Determinan procesos de adipocira o de momificación. Con la aparición del ácido butírico en el cadáver aparecen los primeros grupos de coleópteros derméstidos como Dermestes maculatus, D. frischii y D. undulatus, y el lepidóptero Aglossa pinguinali.

 

Un tercer periodo, constituido por Dípteros (género Phora) y Coleópteros (género Sylpha). Duración aproximada: 4 a 8 meses a partir del anterior. Determinan las licuefacción del cadáver obrando sobre las sustancias estercocrácea

 

Un cuarto periodo o ACARIANO, constituido por ácaros de distintas especies (género Uropoda, entre otros). Duración aproximada: 6 a 12 meses a partir del anterior. Determinan la desecación del esqueleto en virtud de su acción roedora siempre que no haya tenido lugar previamente la transformación adipocírica.

 

8. CONCLUSIONES

􀂉 El estudio de los insectos y otros artrópodos, su taxonomía, distribución geográfica y su ecología, ha probado ser de utilidad en las ciencias forenses. Con esta orientación, se ha establecido en décadas recientes la disciplina de la entomología forense, la cual se dedica a explorar las posibilidades que tiene el uso de los insectos asociados a la materia orgánica en descomposición en el apoyo a las investigaciones legales. En Venezuela esta disciplina es prácticamente desconocida.

􀂉 La entomología forense es una ciencia discreta pero amplia, y puede ser dividida, según sus objetivos específicos en: medico-legal, urbana y de plagas de alimentos almacenados.

􀂉 La sección medico-legal de la entomología forense se ocupa del componente criminal en las investigaciones legales, específicamente del estudio de insectos necrófagos o necrófilos que infestan los restos humanos.

􀂉 La función primordial del entomólogo médico-legal (o médico criminal) es lograr la identificación precisa de los insectos u otros artrópodos asociados a la escena de un crimen. De esta precisión derivará la veracidad de las inferencias que puedan hacerse en torno a este último.

􀂉 La diversidad de casos criminales cuya resolución puede verse acelerada o definida por el auxilio de la entomología forense, va desde abusos contra infantes, negligencia en el cuidado de ancianos, hasta accidentes aéreos. Sin embargo es más comúnmente aplicada en casos de crímenes violentos.

􀂉 La utilidad mejor entendida de los insectos en la investigación de crímenes (principalmente aquellos que involucran casos de muertes violentas), es la estimación exacta del intervalo post-mortem (IPM), que en muchos casos puede aportar pistas importantes a los detectives que actúan en la resolución legal de los crímenes. Los resultados de las pesquisas entomológicas también suelen prestar aclaratorias a los procesos penales subsecuentes.

􀂉 Casos ocurridos en Europa y Norteamérica han revelado otros potenciales de la entomología forense en las investigaciones criminales. Por ejemplo, esta disciplina puede ayudara determinar el lugar original de un crimen y las etapas espaciales posibles en el encubrimiento del mismo; igualmente ha probado ser útil en el establecimiento de rutas de contrabando, particularmente de estupefacientes de origen vegetal.

􀂉 En nuestro país, existen problemas fundamentales para la adopción de los métodos y conocimientos ya desarrollados en países de Norteamérica y Europa, debido a que la fauna entomológica de las regiones templadas es muy distinta a la de las zonas tropicales y muchos de los cielos de vida de sus insectos necrófagos son todavía desconocidos.

 

 

 

 


 

[1]. Corresponde al capítulo Entomología de: J. Núñez de Arco.  Investigación de la escena: Criminalística. ( en prensa)

[2]. http://es.wikiquote.org/wiki/Cad%C3%A1ver

[3]. Catts E, Goff M: Forensic Entomology in criminal investigations. Annu Rev Entomol. 1992; 37:253-272.

[4]. Goff, M. L. 1993. Festín de pruebas: Insectos al servicio forense. En: Taller de la Academia Americana de Ciencias Forenses. Memorias del taller de la Academia Americana. Boston. 4: 28–34

[5]. Catts, E. P. y N.H. Haskell. Entomology and Death: A Procedural Guide. Joyce's Print Shop. Clemson, South Carolina.1997

[6]. Benecke, M. 2001. A brief history forensic entomology. Forensic Science international. 120: 2 - 14.

[7]. Castner JL: General Entomology and Arthropod Biology. En: Forensic Entomology. The utility of Arthropods in legal investigations. Editado por Byrd JH, Castner JL. CRC Press. LLC. Estados Unidos de Norteamérica. 2001:1-17.

[8]. Goff ML. A Fly for the Prosecution. Harvard University Press, Cambridge. (2ª ed.) 2000: 1-225

[9]. Benecke M. Six Forensic Entomology Cases: Description and Commentary. Journal of Forensic Sciences 1998; 43(4): 797-805

[10]. Redi distinguió cuatro tipos de moscas: Moscas azules (Calliphora vomitoria); moscas negras con franjas grises (Sarcophaga carnaria); moscas análogas a las de las casas (Musca domestica o quizás Curtonevra stabulans), y por fin moscas de color verde dorado (Lucilia caesar).

[11]. Goff, M. L. 1993. Festín de pruebas: Insectos al servicio forense. En: Taller de la Academia Americana de Ciencias Forenses. Memorias del taller de la Academia Americana. Boston. 4: 28–34.

[12]. Sohath Zamira Yusseff Vanegas. Entomologia Forense: Los insectos en la escena del crimen. http://lunazul.ucaldas.edu.co/index.php?option=content&task=view&id=312

[13]. Castner JL: General Entomology and Arthropod Biology. En: Forensic Entomology. The utility of Arthropods in legal investigations. Editado por Byrd JH, Castner JL. CRC Press. LLC. Estados Unidos de Norteamérica. 2001:1-17.

[14]. Keh, B. 1985. Forensic Entomology in Criminal Investigations. Annual Review of Entomology. 30: 137-151.

[15]. Mégnin, P. 1887. La faune des tombeaux. Compte rendu hebdomadaire des Séances de l´Académie des Sciences, Paris, 105: 947-951.

[16]. Mégnin, P. La faune des cadaveres. Encyclopédie Scientifique des Aide-Mémoire, Masson, Gautier-Villars et Fils, Paris. 1894.

[17]. Lecha-Marzo, A.: Tratado de autopsias y embalsamamientos. Editorial Los Progresos de la Clínica. Madrid, 1917. 79-90.

[18]. Piga, A.: Medicina Legal de Urgencia. La autopsia judicial. Editorial Mercurio. Madrid, 1928. 169-179.

[19]. Álvarez Herrera, A.: Auxiliares de la putrefacción. Salvat. Barcelona, 1940. 28-30.

[20]. Castillo, M.: Estudio de la entomofauna asociada a cadáveres en el Alto Aragón (España). Monografías de la Sociedad Entomológica Aragonesa. Zaragoza, 2002; 6: 1-93.

[21]. Jéddu Adálton García Sánchez. “Necesidad de la aplicación de la entomologia forense dentro del proceso penal guatemalteco” Tesis de licenciatura. Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales De la Universidad de San Carlos de Guatemala. Guatemala, Noviembre 2.006

[22]. Oliva, A. 1995. Una aplicación de la entomología forense moderna. Resúmenes del III Congreso argentino de Entomología (Mendoza, Argentina; 2-7 de Abril de 1995): 218.

[23]. Oliva, A. 2001. Insects of forensic significance in Argentina. Forensic Science International 120 (1-2): 145-154.

[24]. en francés no existe traducción de la expresión: Entomología forense.

[25]. Smith, K.V.G. 1986. A manual of forensic Entomology. The Trustees of the British Museum (Natural History), London.

[26]. Souza, A.M. and A.X. Linhares. 1996a. Laboratory biology of four species of carrion breeding Calliphoridae (Diptera) in southeast Brazil. Proceedings of the XX International Congress of Entomology (Firenze, Italy, August 25-31): 776.

[27]. Souza, A.M. and A.X. Linhares. 1996a. Using Chrysomya albiceps (Diptera: Calliphoridae) to estimate the time of death in humans: a study of four cases in southeastern Brazil. Proceedings of the XX International Congress of Entomology (Firenze, Italy, August 25-31): 777

[28]. Iannacone, J. “Artropofauna de importancia forense en un cadáver de cerdo en el Callao, Perú”. Revista Bras. Zool. 2003. 20 : 1-8.

[29]. Baumgartner, D.L. and B. Greenberg. 1985. Distribution and medical ecology of the Blow flies (Diptera: Calliphoridae) of Peru. Ann. Entomol. Soc. Am. 78: 565-587 (1985).

[30]. Guarin Vargas, E. “Primer reporte de insectos de importancia forense en Puerto Rico” Medicina Legal de Costa Rica. 2004. 10: 17-20.

[31]. Barreto, M.; M. Burbano & P. Barreto. “Flies (Calliphoridae, Muscidae) and beetles (Silphidae) from human cadavers in Cali, Colombia”. Men. Inst. Oswaldo Cruz. 2002. 97: 137-137.

[32]. Perez, S; P. Duque & M. Wolff. “Succesional behaviour and occurrence matrix of carrion- associated artropos in the urban area of Medellin, Colombia”. J. Forensic Sci. 2005. 50 Nº 2: 1-5.

[33]. Oliva, A. “Una aplicación de la entomología forense moderna. Resúmenes III 16 Congreso argentino de entomología. 1995: 218.

[34]. Oliva, A. Insectos de interés forense de Buenos Aires (Argentina). Primera lista ilustrada y datos bionómicos.” Rev. Museo Arg. Cs. Nat. “Bernardino Rivadavia” 1997. VII, Nº 2: 13-59.

[35]. Oliva, A. Insects of forensic significance in Argentina”. Forensic Science International. 2001. 120: 145-154.

[36]. Centeno, N. “Ecología y potencial riesgo sanitario de los Calliphoridae (Diptera) en un área de la provincia de Buenos Aires” Tesis Doctoral. 2003.

[37]. Centeno N, Maldonado, M. y Oliva A. “Seasonal patterns of Arthropods occuring on sheltered and unsheltered pig carcasses in Buenos Aires province (Argentina)”. Forensic Science International (2002) 126: 63-70.

[38]. Centeno, N., C. Arnillas y D. Almorza. “A Study of Diversity on Calliphoridae (Insecta: Diptera) in Hudson, Argentina”. Neotropical Entomology. 2004. 3, Nº33: 387 – 390.

[39]. Insaurralde, D. R. ; M. J. Serrano; Y. V. Martos; M. M. Tiscornia; M. B. Eyheramonho. Biodiversidad de especies de interés forense en tres localidades de las Provincias de San Juan, Jujuy y la Pampa - Argentina. Rev. Soc. Entomol. Argent. 2005. 64 (4) :.223-224.

[40]. Mariani, R.; G. Varela y M. Demaría. “Estudios entomológicos relacionados con las investigaciones forenses”. 3ras Jornadas de investigación criminal. Escena del Crimen. 2006.

[42]. Catts EP y NH Haskell: Entomología y Muerte - Una guía de procedimiento. Joyce's Print Shop, South Carolina. Tienda de Joyce de impresión, Carolina del Sur. 1st ed. 1 ª ed. 1990; 1-182 1990; 1-182

[43]. Sohath Zamira Yusseff Vanegas. Entomologia Forense: Los insectos en la escena del crimen. En línea:http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=627&Itemid=2 Editado el 08 de Agosto de 2008 Revisado el 10 de mayo de 2012.

 

[45]. Qué es la Entomología Forense? Publicado por el:Hauck, Diana actualizado: 2010-09-15

[46]. Catts EP and Haskell NH. Entomology and Death: A procedural guide. Joyce’s Print Shop, South Carolina. 1st ed. 1990: 1-182

[48]. A. Gómez-Gómez, D. Martín-Vega, C. Botías-Talamantes, A. Baz-Ramos  y LM. Díaz-Aranda. La Entomología Forense en España: pasado, presente y perspectivas de futuro. Cuad Med Forense 2007; 13(47):21-32

[49]. Junta Americana de Entomología Forense. Welcome to the World of Forensic Entomology. Bienvenido al mundo de la entomología forense. [Internet] Available: World Wide Web, http://www.missouri.edu/cafnr/ entomology/index.html. [Internet] Disponible en: World Wide Web, la entomología http://www.missouri.edu/cafnr/ / index.html. 1997. 1997.

[50]. Byrd JH y JL Castner: Entomología Forense - La utilidad de Artrópodos de Investigaciones Jurídicas. CRC Press, Florida. CRC Press, Florida. 1st ed. 1 ª ed. 2000; 1-225 2000; 1-225

[51]. Hall, R. D. and K. E. Doisy. 1993. Length of time after death: Effect on attraction and oviposition or larviposition of midsummer blow flies (Diptera: Calliphoridae) and flesh flies (Diptera: Sarcophagidae) of medicolegal importance in Missouri. Ann. Entomol. Soc. Amer. 86(5):589-593.

[53]. Lord WD and Rodriquez WC. Forensic Entomology: The Use of Insects in the Investigation of Homicide and Untimely Death. Prosecutor 1989; 22(3): 41-48

[54]. Angel L. Viloria Petit La Importancia de la Entomología en la Investigación Criminal. En línea:

        http://criminalistic.org/DescargablesPDF/La_Importancia_de_la_Entomolo_Invest_Criminal.pdf

[55]. Anderson, G. S. 1995. The use of insects in death investigations: an analysis of cases in British Columbia over a five year period. Can. Soc. Forens. Sci. J., 28(4): 277-292.

[56]. Roxana Mariani, Graciela Varela y Mariana Demaría. Entomología forense. Los insectos y sus aportes a la investigación criminal.

[57]. Catts, E. P. y M. L. Goff. 1992. Forensic entomology in criminal investigations. Annual Review of Entomology. 37: 253 - 272.

[58]. Smith K. G. 1986. A Manual of Forensic Entomology. University Printing House. London

[59]. Fenómenos cadavéricos tempranos: La Rigidez y el Espasmo Cadavérico o Rigidez Muscular o Rigor Mortis. Un estado de dureza, retracción y tiesura que sobreviene en los mús­culos después de la muerte, siendo éste un fenómeno mediato. El rigor mortis suele ser completo en un periodo de 8-12 horas, alcanza su máxima intensidad a las 24 horas y casi siempre inicia su desaparición a las 36-38 horas después de la muerte. La causa de la rigidez es la coagulación de la miosina y aparece de 3-6 horas después de la muerte. A las doce horas, el cadáver está rígido sin temperatura y lividez dorsal. A las 40 horas ya no tiene rigidez, se inicia la fermentación.

[60]. Concepción Magaña Loarte Entomología forense y a sus aplicaciones a la medicina legal. En linea: http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=12&Itemid=2 Accesado el 6 de julio 2009

[61]. Fig 1, en: Sohath Zamira Yusseff Vanegas. Entomologia Forense: Los insectos en la escena del crimen. http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=627&Itemid=2  Editado el 08 de Agosto de 2008 Revisado el 10 de mayo de 2012.

[62]. Megnin, P. 1894. La fauna des cadavres. Encyclopèdie scientifique des Aides. Memoire. G. Masson, Gautrier-Villars et Fils.

[63]. Amorin, J.A. & O.B. Ribeiro: 2001. “Distinction among the puparia of three blowfly species (Diptera: Calliphoridae) frequently found on unburied corpses".Memórias do Instituto Oswaldo Cruz, Rio de Janeiro, 96: 781-784.

[64]. M. Tsokos, ed. Forensic Path Rev Vol II, Humana Press, Totowa (NJ, USA), December 2004: 207-240

[65]. Mark Benecke, Forensic Entomology: Arthropods and Corpses. http://wiki.benecke.com/index.php?title=2004-12_Mark_Benecke:_Forensic_Entomology:_Arthropods_and_Corpses. Creado el 25 abril de 2011. Revisado el 10 Mayo 2012

[66]. Felipe A. Schlapbach. Control integrado de moscas. 2007. En línea: http://www.produccionbovina.com/produccion_porcina/73-control_moscas.pdf

[67]. Pilar Hernández Pérez, La reproducción en las moscas. En : http://biopiherpe.blogia.com/2008/031901-la-reproduccion-en-las-moscas.php  Revisado el 30/5/2012

 

[68]. Benecke Mark: “A Brief History of Forensic Entomology”, Raw version of an article for Forensic Science International Vol. 120, p. 2-14 (2001).

[69]. Grafico tomado de: Cuantificación de formas larvales como un criterio en el análisis del intervalo post mortem. Publicado por Mauricio Ruiz. En: http://www.hpchile.cl/forense/index.php?option=com_content&task=view&id=628&Itemid=2

Fecha de creación 08/08/08. Fecha de acceso: 6/07/09

[70]. Smith K. G. A Manual of Forensic Entomology. University Printing House. London 1986

[71]. Anderson G S, VanLaerhoven S L. Initial studies on Insect Succession on Carrion in Sothwestern British Columbia. J Forensic Sci 1996; 41: 617-625. 1996.

[72] . Alberto Teke. Medicina Legal. Ed. Mediterraneo. Santiago de Chile. 2001:192

[73]. Byrd, J. H. y J. L. Castner. 2001. Forensic Entomology. The utility of arthropods in legal investigation. CRC.Washington D. C

[74]. Anderson G S, VanLaerhoven S L. Initial studies on Insect Succession on Carrion in Sothwestern British Columbia. J Forensic Sci 1996; 41: 617-625. 1996.

[75]. D'Almeida J M, García-Piana M L, Tebaldi-Selem C. Comportamento reprodutivo de Synthesiomyia nudiseta (Diptera: Muscidae) sob condiçoes de laboarório. Mem Inst Osw Cruz 1997; 92: 563-4.

[76]. Jirón L F, Vargas L G, Vargas-Alvarado E. Four muscoid flies (Sarcophagidae and Muscidae) associated with human cadavers in Costa Rica. Brenesia 1983; 21: 3-5.

[77]. Dorian Sandy Chávez Abasto; Silvia Eugenia Rendón Aranibar; Emma Daniela Balderrama Rioja; Adolfo Arturo Mercado Millán. Investigación de fauna cadavérica de
importancia forense y determinación del intervalo post mortem a través del estudio de muestras Entomológicas En Cochabamba – Bolivia

[78]. P.M. Garamendi, M. López-Alcaraz, A. Mazón y J. Rodríguez. Lesiones post mortales por fauna cadavérica. La acción de las hormigas sobre el cadáver. Cuad. med. forense  n.52 Sevilla abr. 2008

[79]. Saukko P, Knight B. Knight´s Forensic Pathology. 3rd Edition. Edward Arnold Publisher.2004. 

[80]. Dorian Sandy Chávez Abasto; Silvia Eugenia Rendón Aranibar; Emma Daniela Balderrama Rioja; Adolfo Arturo Mercado Millán. Investigación de fauna cadavérica de
importancia forense y determinación del intervalo post mortem a través del estudio de muestras Entomológicas En Cochabamba – Bolivia

[81]. Gennard, Dorothy E. 2007. Forensic Entomology – An Introduction. Wiley. Sussex, England.

[82]. Grimaldi, D. y M. S. Engel. 2005. Evolution of insects. Cambridge University Press. 772 pp.

[83]. Citado en Sanuel Gajardo. Medicina legal. Chile 1952: 531

[84]. Gennard, Dorothy E. 2007. Forensic Entomology – An Introduction. Wiley. Sussex, England.

[85]. J. Alfredo Piera Pellicer. Episodios entomológicos post mortem.

[86]. Calderon-Arguedas, Olger; Troyo, Adriana; Solano, Mayra E. et al. Larval quantification of Synthesiomyia nudiseta (Diptera: muscidae) As a criterion in analisis of the post-mortem interval in an experimental model. Parasitol. latinoam. [online]. Dec. 2005, vol.60, no.3-4

[87]. D'almeida J M, García-Piana M L, Tebaldi-Selem C. Comportamento reprodutivo de Synthesiomyia nudiseta (Diptera: Muscidae) sob condiçoes de laboarório. Mem Inst Osw Cruz 1997; 92: 563-4.

[88]. Calderon-Arguedas, Olger; Troyo, Adriana; Solano, Mayra E. et al. Larval quantification of Synthesiomyia nudiseta (Diptera: muscidae) As a criterion in analisis of the post-mortem interval in an experimental model. Parasitol. latinoam. [online]. Dec. 2005, vol.60, no.3-4

[89]. Easton, A. & K. Smith. “The entomology of the cadaver”. Medicine Science and the Law. 1970. 10: 208-215.

[90]. Oliva, A. Insects of forensic significance in Argentina. Forensic Science International. 2001. 120: 145-154.

[91]. Oliva, A. 1995. Una aplicación de la entomología forense moderna. Resúmenes del III Congreso argentino de Entomología (Mendoza, Argentina; 2-7 de Abril de 1995): 218.

[92]. Dorian Sandy Chávez Abasto; Silvia Eugenia Rendón Aranibar; Emma Daniela Balderrama Rioja; Adolfo Arturo Mercado Millán. Investigación de fauna cadavérica de
importancia forense y determinación del intervalo post mortem a través del estudio de muestras Entomológicas En Cochabamba – Bolivia